Alza de costos laborales podría impactar nearshoring

La escasez de trabajadores y aumento de los salarios mínimos han encarecido los costos laborales, lo cual podría impactar al nearshoring.

La escasez de trabajadores en la industria manufacturera y el aumento de los salarios mínimos en México han encarecido el costo de la mano de obra entre un 20% y un 25% en el último año, lo que podría volver a Estados Unidos más atractivo para el nearshoring, según alertó el director general de Kearney México, Omar Troncoso.

De acuerdo con el Índice de Reshoring Kearney 2024, en los últimos tres años, aproximadamente el 80% de los CEO y ejecutivos de manufactura, principalmente de sectores como el automotriz, electrónico y alimentos, trasladaron sus operaciones desde algún país de Asia, especialmente China, a Estados Unidos. Mientras que un 27% se reubicó en México, un 24% en Canadá y un 20% en Centroamérica.Durante la presentación del estudio, Troncoso señaló que China ha dejado de ser el centro de manufactura del mundo y las grandes empresas han decidido diversificar su producción, lo que ha impulsado el auge del reshoring y nearshoring a Norteamérica y Europa desde Asia.”Más del 85% de los CEO que contemplan el nearshoring o reshoring han indicado que tienen la intención de adquirir materiales y piezas localmente, lo que sugiere un movimiento para acercar el ecosistema”, expuso el directivo de la consultoría.En este sentido, el 25% de las empresas han solicitado a sus proveedores asiáticos que se reubiquen o abran sucursales cerca de las nuevas ubicaciones de sus operaciones de manufactura. Un 53% de las empresas están evaluando esta posibilidad, precisó.Troncoso sostuvo que las empresas han pedido a sus proveedores chinos que se reubiquen en Estados Unidos, México o Canadá porque ya están certificados en propiedad intelectual y seguridad. “Es más fácil reubicarlos que comenzar con proveedores desde cero, porque les tomaría hasta cinco años desarrollarlos”, apuntó.El fenómeno se observa en el norte del país, principalmente en Monterrey, Nuevo León y Tijuana, Baja California, donde se han abierto parques industriales dedicados completamente a inversiones chinas e incluso se habla en chino.

Con información de El Economista