¿Qué impacto ha tenido el nearshoring en la gestión de talento en México?

La fuerza laboral mexicana fue considerada una de las diez más atractivas a nivel mundial por su tamaño y calidad.

Además de su proximidad con Estados Unidos y acuerdos comerciales con más de 50 países, México se ha posicionado como un destino atractivo para el nearshoring debido a su fuerza laboral, especialmente en sectores como la manufactura y tecnología.

De acuerdo con el Total Workforce Index 2022, la fuerza laboral mexicana fue considerada una de las diez más atractivas a nivel mundial por su tamaño y calidad.

En este contexto, existen tres dimensiones clave para comprender mejor cómo se transforma tanto la adquisición y retención de talento como la capacitación de profesionales que buscan trabajar dentro de la industria del nearshoring.

1. Perfiles demandados

Las posiciones más buscadas incluyen roles en comercio y desarrollo de negocios, Tecnologías de la Información (IT), y gestión de cadenas de suministro. 

La investigación “El Futuro del Trabajo” destacó que para 2024 la demanda de estos puestos se multiplicará por siete en Latinoamérica.

2. Habilidades blandas y capacitación

Las empresas internacionales priorizan habilidades blandas, como pensamiento crítico y liderazgo, durante procesos de contratación. 

La diversidad cultural inherente al nearshoring enfatiza la importancia de habilidades de comunicación y adaptabilidad. Aprender inglés se presenta como esencial para la coordinación entre equipos diversos.

3. Gestión de Talento

Las empresas invertirán en programas de capacitación y desarrollo para su fuerza laboral en México, priorizando diversidad, equidad e inclusión. 

También se enfocarán en el bienestar y la salud mental de los empleados, ofreciendo beneficios como programas de salud y bienestar, flexibilidad laboral y recursos para el manejo del estrés.

En este escenario, es crucial que gobiernos y organizaciones promuevan una oferta de talento sólida, permitiendo a las personas alcanzar su máximo potencial en un entorno laboral flexible, inclusivo, diverso y sustentable.

Con información de El Economista.