Impuesto mínimo global está modificando los flujos de inversión: OCDE

México podría aplicar el Impuesto Mínimo Global este 2024

La introducción de un impuesto de sociedades mínimo a nivel mundial este año cambiará la dinámica de las inversiones extranjeras de las multinacionales, según un estudio actualizado de la OCDE. 

Este impuesto, acordado por 140 países en 2021, establece un límite mínimo del 15% para el impuesto de sociedades, con 36 países ya habiendo implementado leyes al respecto.

El acuerdo busca eliminar las ventajas de reservar ganancias en paraísos fiscales, permitiendo a los gobiernos aplicar un impuesto adicional sobre beneficios obtenidos en países con tasas impositivas más bajas. 

La OCDE afirma que esta medida reducirá a la mitad la diferencia entre los tipos impositivos de los paraísos fiscales y otros países.

El impuesto mínimo global se aplica a grupos con una facturación anual superior a 750 millones de euros, buscando desalentar a las multinacionales de registrar beneficios en países con baja tributación. 

Se espera que este cambio afecte la decisión de inversión extranjera de las multinacionales, priorizando factores como la formación de la mano de obra y las infraestructuras sobre la ubicación fiscal.

David Bradbury, subdirector de fiscalidad de la OCDE, mencionó que el impuesto mínimo global reduce los incentivos al desplazamiento de beneficios, mejorando la asignación de capital al dar más importancia a factores no fiscales. 

Según la OCDE, se espera que solo el 7% de los beneficios empresariales estén gravados por debajo del 15% una vez que el impuesto mínimo global entre en vigor.

A nivel mundial, se estima que los gobiernos recauden entre 155 mil y 192 mil millones de dólares (mdd) adicionales anuales en impuesto de sociedades, representando un aumento del 6.5%-8.1%, según la OCDE, que ha ajustado su estimación anterior de 220 mil mdd.

México aplicará impuesto mínimo global

El Gobierno de México planea abordar el creciente déficit de ingresos con una reforma fiscal, proponiendo un “Impuesto Mínimo Global” del 15% sobre las ganancias del capital extranjero, según Gustavo Leal Cueva, presidente de Fiscalia. 

Este plan, comprometido ante la OCDE, se suma a impuestos ambientales y aumentos en gravámenes locales.

Édgar Luna, director del Centro de Investigaciones Económicas de la UANL, advirtió que el endeudamiento gubernamental llevará a un déficit fiscal del 5% del PIB en 2024, generando presiones para futuros ajustes. 

Ambos expertos coinciden en que el margen de maniobra es limitado, y la próxima Administración deberá considerar aumentar impuestos o reducir gastos, aunque hacerlo en el ámbito social sería difícil.

Leal Cueva descartó un aumento del IVA o su aplicación a alimentos y medicinas, considerándolo regresivo y perjudicial para los menos privilegiados.

Con información de El Economista y Reforma.