Meta de recaudación para 2024 será de casi 5 billones de pesos

Esta cifra representa un aumento del 2.1% en términos reales en comparación con lo aprobado en la Ley de Ingresos de la Federación de 2023

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a través del Servicio de Administración Tributaria (SAT) tiene como objetivo recaudar 4.9 billones de pesos en impuestos para el año 2024.

Esta cifra representa un aumento del 2.1% en términos reales en comparación con lo aprobado en la Ley de Ingresos de la Federación de 2023. 

Este es el monto más grande propuesto hasta la fecha ante el Congreso de la Unión, superando la estimación de recaudación de 4.6 billones de pesos para 2023.

Sin embargo, algunos expertos, como Manuel Guadarrama, coordinador de Finanzas Públicas en el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), consideran que esta recaudación todavía es insuficiente para cubrir el nivel de gasto previsto en el Paquete Económico de 2024, que asciende a 9 billones de pesos. 

En ese sentido, destacó la importancia de abordar la evasión y la elusión fiscal, pero se señala que podrían requerirse medidas más sustanciales, como una reforma fiscal, para mejorar significativamente la recaudación.

El SAT se esforzará por alcanzar la meta de recaudación establecida en el Paquete Económico 2024 sin recurrir a una Miscelánea Fiscal y manteniendo la promesa del Ejecutivo de no crear ni aumentar impuestos. 

Es importante recordar que los impuestos son la principal fuente de ingresos del gobierno federal en México, superando los ingresos petroleros y el financiamiento por deuda interna.

Se espera que el Impuesto sobre la Renta (ISR) sea la fuente más grande de ingresos tributarios, con una estimación de recaudación de 2.7 billones de pesos, un aumento del 3.1% en términos reales con respecto a 2023. 

En contraste, se prevé una contracción del 10.6% en la recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA), que se ubicaría en 1.3 billones de pesos en 2024. 

Por su parte, el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) experimentaría un aumento del 35% en términos reales en comparación con 2023, alcanzando 688 millones de pesos (mdp).

Además, se espera un aumento en la recaudación del Impuesto sobre Automóviles Nuevos (ISAN) de 19.4 mdp, un aumento del 20.4% en términos reales, mientras que los impuestos a la importación se contraerían en un 1% en términos reales, alcanzando 102 mdp.

Especialistas urgen un reforma fiscal

De acuerdo con especialistas consultados por El Economista, han pasado 10 años desde la última reforma fiscal propuesta por el entonces presidente Enrique Peña Nieto. 

Durante esta década, las presiones sobre el gasto público federal han aumentado y los recursos disponibles para cubrir las necesidades de la población son insuficientes.

Jorge Cano de México Evalúa, destacó la necesidad de realizar una reforma tributaria integral, independientemente del resultado de las próximas elecciones. 

Esta reforma se considera crucial debido a las crecientes presiones sobre el gasto público, especialmente en el pago de pensiones de entidades como el IMSS, ISSSTE, Pemex, CFE y el Bienestar. 

Sin una mejora en la recaudación, se teme que se requieran recortes en áreas como educación, salud, seguridad y cultura.

Una de las propuestas mencionadas es la revisión de la tasa cero del Impuesto al Valor Agregado (IVA), que actualmente beneficia a las personas de mayores ingresos. Se sugiere la posibilidad de implementar un sistema de devoluciones inmediatas del IVA a personas con menores ingresos, basado en sus declaraciones fiscales.

Por su parte, Manuel Guadarrama del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) enfatizó la necesidad de una reforma fiscal profunda que modifique la estructura financiera del gobierno. 

También mencionó la importancia de una distribución justa de la carga impositiva entre diferentes grupos de ingresos y la revisión de la coordinación fiscal entre la Federación y las entidades federativas.

Según Alejandra Macías Sánchez, del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), una reforma fiscal no necesariamente implica aumentar impuestos, sino que también se pueden revisar gastos fiscales, tasas efectivas de las empresas y estímulos fiscales. 

A nivel estatal, se podría considerar la revisión de impuestos como la Tenencia y el Predial.

En tanto que Laura Grajeda Trejo, presidenta del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), expuso la importancia de actualizar la tarifa del subsidio al trabajo y promover la deducción inmediata para la inversión en activos fijos. 

También sugirió que los medicamentos sean deducibles, especialmente en un contexto de desabasto, y se aboga por expandir el padrón de contribuyentes para abordar la informalidad fiscal en el país.

Con información de El Economista.