¿En qué consiste la “Ley Silla” y los nuevos derechos laborales que plantea?

La "Ley Silla," busca reducir los riesgos de las personas que pasan largos períodos de tiempo de pie en su lugar de trabajo.

Se presentó una nueva propuesta de reforma a la Ley Federal del Trabajo (LFT) en el Senado, conocida como la “Ley Silla,” que tiene como objetivo reducir los riesgos de las personas que pasan largos períodos de tiempo de pie en su lugar de trabajo, especialmente en el sector comercial. 

La senadora Patricia Mercado, de la bancada de Movimiento Ciudadano, es la promotora de esta iniciativa.

La investigación de la Revista Americana de Epidemiología reveló que los trabajadores que permanecen de pie durante mucho tiempo tienen un riesgo dos veces mayor de padecer enfermedades cardíacas en comparación con aquellos que tienen trabajos que permiten estar sentados.

La propuesta de la “Ley Silla” busca modificar el artículo 132 de la LFT para que los empleadores proporcionen sillas y asientos con respaldo a los empleados en los sectores de servicio, comercio y actividades similares, tanto para la realización de sus tareas como para descansar durante la jornada laboral. 

En otras industrias, esta norma solo se puede limitar si sentarse representa un riesgo para la seguridad de las personas en el trabajo.

El proyecto de reforma también prohíbe obligar a los trabajadores a permanecer de pie durante toda la jornada laboral y busca establecer períodos de reposo obligatorios durante el trabajo. 

Asimismo, contempla una sanción para los empleadores que no cumplan con estas regulaciones, que podría oscilar entre los 25 mil 935 y 259 mil 350 pesos.

A pesar de que esta regulación es nueva en México, en otros países, como Chile y Argentina, existe desde hace décadas. 

La senadora Patricia Mercado destacó que esta reforma no solo beneficia a los trabajadores, sino que también puede mejorar el ambiente laboral y la productividad de las empresas. Además, contribuye al cumplimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible #8 sobre trabajo decente.

Con información de El Economista.