México devora el mercado de autopartes de EU

Se prevé que aumente la demanda de autopartes mexicanas a finales de 2023

Durante enero a mayo de 2023, México aumentó su participación en el mercado de importaciones de autopartes estadounidense en un 3.44%, mientras que China y Japón perdieron terreno en 1.51% y 1.36% respectivamente.

Según la Industria Nacional de Autopartes (INA), en los primeros cinco meses de 2023, México capturó el 42.72% del mercado estadounidense de autopartes, en comparación con el 39.28% en el mismo período de 2022, representando el mayor incremento en 15 años.

Armando Cortés, director general de la INA, señaló que México no solo se ha convertido en el principal proveedor de Estados Unidos en este ámbito, sino también el que más crecimiento experimenta en comparación con otros competidores. 

En contraste, mencionó que México vende cuatro veces más que Canadá y siete veces más que Corea del Sur.

En 2023, México exportó autopartes por un valor de 36 mil 990 millones de dólares (mdd) a EU, de un total de 42 mil 328 mdd en ventas mundiales. Esto significa que el 87% de las exportaciones de autopartes de México tienen como destino a su vecino del norte.

El incremento en la participación de México como proveedor clave se atribuye en parte a las modificaciones en las reglas de origen promovidas por el T-MEC para aumentar el contenido regional en la industria automotriz. Estas reglas establecen que el contenido regional debe ser del 75% en partes esenciales como motor, chasis y carrocería.

Para el 2023, se espera que la industria de autopartes alcance un récord en producción y exportación, en gran parte debido a la creciente demanda de semiconductores y sensores en los vehículos modernos, lo que también posiciona a México como un importante centro para la producción de estos componentes.

Por otro lado, el empleo en el sector de autopartes ha aumentado en paralelo con la producción, llegando a alrededor de 896 mil puestos de trabajo en mayo. 

La industria mexicana ha demostrado ser crucial no solo para los vehículos actuales, sino también para vehículos eléctricos y autónomos debido a su capacidad en la fabricación de componentes electrónicos.

Nearshoring detona demanda de espacios para el sector automotriz

Se espera que el “nearshoring”, que ha atraído inversiones en la frontera México-Estados Unidos, también impacte en la región del Bajío, especialmente en la industria automotriz en San Luis Potosí y Guanajuato. 

La inversión extranjera directa (IED) en Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí ha alcanzado los mil 400 mdd, según la Secretaría de Economía. 

Esta inversión ha impulsado la demanda de espacios industriales en la región del Bajío, especialmente en Guanajuato y Querétaro. 

En el primer semestre de este año, se arrendaron 240 mil m2 de naves industriales en el Bajío, un aumento anual de 50%. La tasa de vacancia ha disminuido y se encuentra en un mínimo del 3.9%, una de las más bajas desde 2018.

El Bajío cuenta con un inventario total de 13.4 millones de m2 de espacios industriales, con un aumento anual del 3%.

Querétaro seguirá teniendo demanda en el sector logístico y en la diversificación de la industria manufacturera ligera. 

San Luis Potosí es conocido por atraer inquilinos que buscan comprar terrenos industriales para sus edificios. 

Aguascalientes ha agregado inventario de expansión de empresas y ha reducido su tasa de vacancia al 2.3%. 

Los mercados que más han crecido en términos de inventario son Querétaro y Guanajuato, siendo Querétaro el que concentra la mitad de la nueva oferta del primer semestre.

La construcción se centra en proyectos “Build to Suit” (construidos a medida), con más de 479 mil m2 en desarrollo al final del segundo trimestre. 

Más del 50% de estos proyectos están pre-arrendados y se espera que se entreguen entre septiembre y diciembre de 2023. 

La reactivación de la construcción impulsará la expansión de las empresas de logística para mejorar la distribución, mientras que la industria manufacturera ligera y la automotriz también demandarán espacios industriales en la región debido a las ventajas logísticas, la mano de obra calificada y la infraestructura de los parques industriales en el Bajío.

Con información de El Economista y El Universal.