Recomendaciones para evitar riesgos con la certificación IVA e IEPS

El contar con una certificación IVA e IEPS representa un beneficio importante para la operación de las empresas de manufactura pero también una importante responsabilidad fiscal y administrativa, por lo que es importante que se sigan diferentes recomendaciones y se vigilen varios aspectos para cuidarla.

Durante el evento anual de I-Xport, Enlace 2023, César Benítez, socio director de TP Customs Compliance, habló sobre este tema y recordó que la Certificación de IVA e IEPS permite a las empresas con Programa de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (IMMEX) obtener un crédito fiscal equivalente al 100% del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) que se deba pagar por realizar importaciones temporales. 

Detalló que este crédito no es una condonación ni exención de pago del impuesto, si no que este crédito se va consumiendo conforme las mercancías importadas temporalmente se van retornando al extranjero ya transformadas.

Para llevar el control de los créditos fiscales, el Sistema de Administración Tributaria (SAT) habilitó el Sistema de Control de Cuentas de Créditos y Garantías (SCCCYG), el cual contiene:

·         El valor del inventario inicial de las operaciones.

·         El valor de las operaciones que se realicen aplicando el crédito fiscal para el pago del IVA.

·         El valor de la mercancía de los informes de descargo.

·         La mecánica de cargos y descargos.

Comentó que en su experiencia, no todas las empresas tienen como actividad constante el monitorear que los créditos se vayan consumiendo o reduciendo conforme se realizan sus exportaciones.

Resaltó que para realizar las liquidaciones correspondientes de los créditos fiscales, es necesario transmitir al SAT los informes de descargos correctos y completos por medio del SCCCYG.

Puntos a observar

César Benítez comentó que uno de los puntos a vigilar es que el monto del valor y los importes de crédito que se hayan registrado en el sistema coincidan con los datos declarados en los pedimentos.

Otro es monitorear el movimiento de las fracciones arancelarias del inventario inicial para ver si se han consumido los insumos o activos fijos que se registraron y que estaban pendientes de asignarse a un destino aduanero, previo al inicio de vigencia de la Certificación de IVA e IEPS.

También es importante revisar si existen informes de descargo con estatus “no válido”, dijo, ya sea por alguna omisión o inconsistencia. A veces no suele darse este seguimiento y puede generar problemas a futuro cuando la autoridad detecta que no se hicieron los ajustes correspondientes. De acuerdo con el especialista, una buena práctica es que a los 2 o 3 días de presentado el informe, se entre al sistema y se tome una captura de pantalla para guardarla en los registros como respaldo de que ya está válido.

Las conciliaciones que deben realizarse

Para complementar estos puntos, el especialista indicó diferentes conciliaciones que las empresas deben realizar para verificar que todo esté en orden y evitar requerimientos o sanciones de la autoridad.

Comentó que todo parte del Anexo 24, por lo que la primera conciliación que debe realizarse, y la más básica, es un cotejo de lo que se envía al agente aduanal porque ahí es donde viene la forma de pago 21 (correspondiente al crédito IVA e IEPS) para el consumo del crédito fiscal.

La segunda conciliación que se aconseja realizar es que lo que se tiene en el Anexo 24 quede registrado en Data Stage; que cuando se generaron las facturas de importación la información haya quedado debidamente plasmada.

El tercer punto es entre el Anexo 24 y el estado de cuenta. Benítez comentó que no son espejos porque el Anexo 24 controla cantidades y el estado de cuenta controla el crédito del IVA. Sin embargo, la fuente de información es el Anexo 24 y de ahí se generan los .txt para transmitirlos al sistema de control de cuentas de créditos y garantías.

El último punto es validar el SCCCYG y el Data Stage, si los cargos que se están haciendo en el estado de cuenta efectivamente son pedimentos con los valores correctos.

Otras recomendaciones

Otra recomendación que brindó es revisar el estado de cuenta global permanentemente para vigilar los cambios entre los créditos y los abonos, así como revisar por fracción arancelaria, pues ahí es donde se pueden detectar los sobredescargos o los plazos vencidos.

Sugirió auditar los billetes de materiales y, como buena práctica, conciliar de manera constante la información de la empresa con la información de la autoridad, lo cual se considera un punto de partida de un modelo de riesgo.

También mencionó auditar el resultado de la descarga de manera permanente y revisar la  información de catálogos de materias primas, productos terminados y maquinaria para asegurar descargas más precisas.

Los errores

Algunos de los errores más comunes que César Benítez mencionó, son:

·         Billetes de materiales y números de parte desactualizados.

·         Errores en la captura de los tipos de materiales (materia prima y activo fijo).

·         Transmisión de inventario inicial con información incompleta o incorrecta.

·         Fracciones arancelarias sin movimiento o con saldos muy elevados.

·         Mercancías con diferente fracción arancelaria dentro del sistema.

·         Mercancías fuera de plazo.

·         No llevar las descargas al día dentro del Anexo 24.

Las consecuencias

Entre las consecuencias que las empresas pueden enfrentar si no desvirtúan errores o inconsistencias en la información están:

·         Inicio de procedimiento de cancelación del Registro en el Esquema de Certificación.

·         En caso de cancelación, se tendrá un plazo de 60 días para retornar las mercancías importadas al amparo de su certificación, en caso de no realizarlo la autoridad ejecutará el cobro del IVA que tenga como saldo en el Estado de Cuenta.

·         El programa IMMEX continuará vigente pero estará imposibilitado de solicitar la certificación en un lapso de 2 años.

·         La empresa podrá realizar importaciones temporales pero deberá efectuar el pago del IVA hasta que obtenga una fianza o pueda obtener nuevamente la certificación de IVA.