fbpx

WEF ve un reto en ruptura de cadenas

En el marco de la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF), celebrada en Davos Suiza, se resaltó la importancia de construir gobiernos, empresas y sociedades más fuertes ante las perturbaciones y crisis.

El presidente del WEF, Borge Brende, y el socio gerente global de McKinsey, Bob Sternfels, sostuvieron que en 2022 el mundo enfrentó crisis y perturbaciones como incertidumbre energética, conflictos globales, escasez de alimentos, inflación y conflictos geopolíticos.

Además, comentaron que debe reconocerse que las crisis y los problemas se presentan unos seguidos de otros y que no se podrán enfrentar de manera aislada ni resolverse en el corto plazo.

En el artículo Aprovechar el impulso de la resiliencia: nuestra oportunidad existencial, expusieron que con una agenda de resiliencia se empujará un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 20% a escala mundial.

Tal agenda estaría centrada en la necesidad de nuevas habilidades en nuevas tecnologías, data y transición energética, así como inversiones en educación.

Por su parte, el director general del WEF, Mirek Dusek, dijo que el contexto actual tiende a que la división, con una disminución en la colaboración a escala global.

Por ello, consideró necesaria una mayor cooperación mundial para hacer frente a las crisis actuales que enfrenta el mundo.

Entre estas situaciones destacó la crisis energética y el alza de precios de los energéticos que pone en peligro la seguridad alimentaria.

En su Reporte Global de Riesgos, el WEF encontró que los 10 peligros de corto plazo se relacionan más con temas energéticos, conflictos y tensiones geoeconómicas que amenazan al mundo.

Con información de El Universal.

leave a reply