Radio Incomex: ¿En qué consiste la certificación IVA e IEPS?

Las empresas con programa IMMEX que cuenten con una certificación IVA e IEPS deben ser muy estrictas en el cumplimiento de las obligaciones que de esta se derivan, vigiladas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT); ya que esta institución está siendo muy rigurosa con la identificación de omisiones que pueden causar la suspensión y cancelación del crédito fiscal por los impuestos mencionados. 

En el cuarto episodio del podcast Radio Incomex, edición Comercio Exterior, que lleva por título “¿En qué consiste la certificación IVA e IEPS?”, la conductora y directora de I-Xport, Lorena Beltrán, analiza junto a Abril Guzmán, asociada de TP Customs Compliance, esta certificación, sus beneficios y lo que deben evitar las empresas para no perderla.

La certificación modalidad IVA e IEPS es un modelo de facilitación fiscal y aduanera incluido en el Esquema Integral de Certificación a cargo del SAT, que implica importantes beneficios. 

El más relevante es la generación de un crédito fiscal por el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) causado por importaciones temporales de empresas con Programa de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (IMMEX).  

Derivado de que próximamente arrancará el proceso de renovaciones de certificaciones, Abril Guzmán recomienda que las empresas se preparen y analicen si realmente están cumpliendo con los requisitos.

Algunos de estos requisitos son estar al corriente con el anexo 30, declaración de salarios, declaración anual, presentar accionistas, representante legal, la razón social, entre otros más.

Puntualiza que el perder una certificación IVA e IEPS puede resultar en el cierre de una empresa, dado que este escenario les obligaría a pagar los impuestos por cada operación haciendo uso de su flujo de efectivo.

“Ha habido casos de empresas en años anteriores. Las empresas a las que les eran canceladas su certificación, cerraban la planta en México, Tijuana o frontera, porque ya no era un negocio rentable para ellos, ya no era redituable”, señala la experta.

Detalla que el SAT puede recurrir a los avisos, invitaciones de cumplimiento y requerimientos para llamar a las empresas a que regularicen su información y evitar problemas.

Algunas de las omisiones más comunes es no actualizar la información sobre los accionistas y representantes legales, así como de los contratos, contratos de arrendamiento, compra-venta o subarrendamiento.

“La última vez me tocó un caso en el que la persona que había firmado el documento del contrato de arrendamiento decía ‘representante legal’ y ya no era el mismo representante legal. Si viene el SAT y te visita y te dice ‘a ver, pero ya no está este representante legal, ¿por qué en este documento me dices que él lo está firmando? ¿dónde está tu actualización?’”, recuerda.

Señala que estos detalles generalmente no se consultan dentro de las empresas para homologar la información, se revisan una vez que fueron contactados por el SAT sobre ello.

Escucha el podcast en los siguientes enlaces: