Disminuye la productividad laboral en México

Es el INEGI el organismo encargado de medir la productividad laboral en México a través del Índice Global de Productividad Laboral de la Economía (IGPLE)

Debido al deterioro de las actividades económicas, la productividad laboral en México ha tenido descensos constantes en los últimos meses por el deterioro pesar de que hay 1.2 millones puestos más que cuando inició la pandemia.

La productividad laboral, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), es el volumen total de producción (medido en términos del PIB) por unidad de trabajo (número de personas empleadas u horas trabajadas) durante un período de referencia temporal determinado.

Es el INEGI el organismo encargado de medir la productividad laboral en México a través del Índice Global de Productividad Laboral de la Economía (IGPLE).

La organización México ¿Cómo Vamos? señala que este indicador es importante porque en países de ingresos medios, el crecimiento económico sólo puede si se utilizan los recursos que ya tenemos de manera eficiente.

El 2021 cerró con el nivel de productividad más bajo de la última década en México. Luego de una reducción de 6.4%, el IGPLE se ubicó en 95 puntos.

La productividad laboral en México hila seis cuatrimestres en decrementos, esta última contracción estuvo vinculada con una caída en las actividades industriales y de servicios.

La directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base, Gabriela Siller, “la productividad laboral tiene que caer cuando la inversión fija va a la baja y la inversión fija está en niveles de hace 10 años, por lo que es probable que siga disminuyendo”.

La productividad, recuperación gradual

De acuerdo con un informe de la organización, mientras en otras economías el valor añadido por los trabajadores ha crecido entre 50 y 60% en las últimas tres décadas, en México la productividad laboral disminuyó entre el 2000 y el 2009 y se recuperó durante 2010 y 2018, pero sin grandes cambios.

Los efectos de la pandemia provocaron un comportamiento atípico en la productividad laboral durante el segundo trimestre de 2020, cuando el IGPLE alcanzó una cifra histórica de 110 puntos, aunque esto también respondió a la reducción de la fuerza laboral.

La OIT apuntó que este fenómeno se debe a que las actividades menos productivas y los trabajadores peor remunerados fueron los más afectados por la emergencia sanitaria, lo que se tradujo en un incremento de la productividad laboral a nivel global.

Y a pesar de esta recuperación gradual de este indicador en México, las últimas cifras de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) ubican a nuestro país como la penúltima economía con la productividad laboral más baja al interior de la organización.

Desde el tercer trimestre del 2020 el IGPLE no ha dejado de presentar contracciones. Su última reducción anual por arriba del 6% está muy lejana a la meta para este indicador que debería crecer por lo menos a una tasa anual de 5%.

Con información de El Economista.

leave a reply