México, el país de AL con mayor facturación fraudulenta en comercio internacional: GFI

La brecha registrada corresponde en promedio anual a 15% del total del comercio internacional de México en dicho lapso

De acuerdo con un estudio del think tank Global Financial Integrity (GFI), México es el país de América Latina con una mayor facturación fraudulenta dentro de sus relaciones comerciales internacionales; del 2009 al 2018 registró una brecha de valor promedio cercana a los 47 mil 400 millones de dólares (mdd) por año entre sus exportaciones declaradas con las importaciones mexicanas registradas en 134 países.

Según el estudio, esta brecha registrada corresponde en promedio anual a 15% del total del comercio internacional de México en dicho lapso.

Con ello, México se ubicó como el séptimo país a nivel mundial con una mayor brecha promedio por año en dicho periodo, por debajo de Tailandia, Malasia, Polonia, Rusia, India y China.

En tanto que entre las naciones que tienen relación comercial con las 36 economías más avanzadas, México resaltó dentro de los tres países con mayor facturación fraudulenta en las relaciones con dichas jurisdicciones.

En este escenario, su brecha promedio por año fue de 35 mil 400 mdd en su relación comercial con las 36 economías más avanzadas del mundo, sólo por detrás de China y Polonia.

Global Financial Integrity indicó que el problema de fondo de estas brechas corresponde a un tema de facturación fraudulenta, la cual provoca la pérdida de millones de dólares de ingresos fiscales para los países en todo el mundo.

Esta práctica se da cuando importadores y exportadores falsifican deliberadamente el valor declarado de los bienes en las facturas que envían a las autoridades aduaneras. Lo anterior ayuda a los criminales a transferir dinero ilícito a través de las fronteras internacionales, evadir impuestos o evitar pagar derechos de aduana, lavar el producto de actividades ilícitas, eludir los controles de divisas y ocultar ganancias en cuentas bancarias extraterritoriales.

Con información de El Economista.

leave a reply