Un debilitado consumo nacional

Mercado nacional se ha debilitado

El proceso de recuperación económica durante el 2021 ha sido lento y complicado. En el caso de México el INEGI recientemente informó que, entre agosto y septiembre de este año, con cifras desestacionalizadas, el índice de volumen físico de la producción industrial disminuyó -1.43%, producto de que la minería avanzó 0.13%; electricidad, gas y agua cayó -1.06%; la construcción decreció -1.44%; mientras que las industrias manufactureras cayeron -1.33%.  Con la caída de -1.43% de septiembre, tenemos que en cuatro de los primeros nueve meses de este año, la actividad industrial en México ha caído respecto al mes inmediato anterior.

La irregular recuperación de la industria se debe a problemas globales en las cadenas de suministro, encarecimiento y escasez de diversos insumos y componentes, la aparición de la variante delta del Covid-19, escasez de mano de obra, los problemas logísticos internacionales, el clima poco propicio para la inversión, entre otros tantos factores. El asunto es que la debilidad industrial es otro factor que incide negativamente en el desempeño de variables como el indicador de consumo privado en el mercado interior (ICPMI), mismo que se encuentra todavía en niveles muy por debajo del observado en 2019 en lo que respecta a bienes y servicios nacionales.

El INEGI informó que entre julio y agosto de este año el consumo privado (por parte de hogares y familias) en el país cayó -0.6%, producto de que el consumo de bienes nacionales cayó -0.3%, el de servicios nacionales se contrajo -0.4%, mientras que el de bienes importados cayó -6.8% (aunque no hay que dejarse llevar por este último dato, ya que como veremos más adelante el consumo de bienes importados se encuentra ya en un nivel muy por encima del observado en 2019).  Es muy preocupante que con la caída de agosto, el consumo privado nacional liga tres meses consecutivos con contracciones respecto al mes inmediato anterior (cayó -0.82% en junio y -0.03% en julio).

Ahora, con los datos de agosto, y con independencia del mal desempeño observado en dicho mes, ya podemos tener una valoración de cómo se ha venido recuperando el consumo nacional en el acumulado de los primeros ocho meses del año, mismo que se presenta a continuación:

En el acumulado de los primeros ocho meses de 2021 vemos que el consumo privado total se encuentra 8.67% por encima de los mismos meses de 2020, pero aun está 4.86% por debajo del nivel de 2019. En cuanto a la categoría de bienes y servicios nacionales, ésta muestra un aumento de 8.69% respecto a 2020, pero está un preocupante 6.02% por debajo de 2019.

En cuanto al consumo de bienes nacionales, tenemos que muestra un incremento de 8.69% respecto a 2020, pero está aun 1.41% por debajo del nivel de 2019. El consumo de bienes duraderos presenta un incremento de 21.47% respecto a 2020, pero sigue 0.78% por debajo del nivel de 2019; el consumo de bienes semiduraderos es el más golpeado, ya que presenta un incremento de 30.48% respecto de 2020, pero está todavía  14.67% por debajo del nivel de 2019; mientras que el consumo de bienes no duraderos ya se recuperó porque está 4.45% arriba del nivel de 2020 y se encuentra 1.11% por encima del nivel de 2019. En relación al consumo de servicios, éste también sigue muy afectado ya que muestra un crecimiento de 4.62% respecto a 2020 y se encuentra 10.30% abajo del nivel de 2019.

Es muy preocupante lo que sucede con el consumo de bienes importados, ya que el consumo de los nacionales está 1.41% abajo del 2019, mientras que el de los importados se encuentra 5.39% arriba del nivel de 2019. Esto muestra cómo buena parte de la recuperación económica nacional esta sirviendo para ayudar en el crecimiento de las industrias de otras naciones, como China. Analizando por tipo de bien, tenemos que el consumo de bienes duraderos importados está 42.23% arriba de 2019, pero 1.84% debajo de 2019; el consumo de bienes importados semi duraderos está 18.36% por arriba de 2019 y sólo 3.37% debajo del nivel de 2019; mientras que el consumo de bienes importados no duraderos está 23.44% arriba del nivel de 2020 y 16.40% por encima del nivel de 2019.

¿Qué podemos concluir de todo esto? Los indicadores del INEGI muestran tres temas de preocupación para la recuperación plena del mercado interno y la reactivación nacional de producción de bienes y servicios:

La debilidad general del consumo de bienes y servicios, mismo que se debe a que no se ha recuperado la totalidad de la población ocupada que se tenía en 2019; Además de que hay una importante disminución real de los ingresos promedio de la población  ocupada, mismos que se exacerban con los elementos mencionados en el segundo párrafo de esta entrega.

Como ya se mencionó, no es lo ideal que el crecimiento del consumo de bienes importados a una tasa muy superior a la del aumento del consumo de bienes nacionales. Esto resulta sospechoso en un contexto en el que se supone que hay problemas logísticos serios en la importación de mercancías por la escasez de contenedores y el encarecimiento de éstos.

Se mantiene una severa debilidad en el consumo de bienes intermedios nacionales, lo que se traduce en que ciertas industrias, como las del vestido y calzado, continúen experimentando problemas fuertes en su reactivación.

A manera de conclusión, podemos señalar que es muy importante que se dé una reactivación del mercado interno con un consumo sólido. Hasta ahora, buena parte de nuestra recuperación económica ha estado fincada en las exportaciones, pero eso no es lo ideal. Para que se reactive el mercado interno hay que consumir productos hechos en México, incentivar la incorporación de más personas al mercado laboral, reactivar la inversión productiva, tener un gasto público inteligente, entre otros. Pero el gobierno federal parece no entender eso, por lo que el proceso de recuperación a lo que teníamos en 2019 probablemente se vaya a prolongar hasta finales de 2022 o principios de 2023.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

leave a reply