Pandemia acelera cambios en logística de la industria automotriz

Industria automotriz se adapta a pandemia

De acuerdo con un análisis de Maersk, el ensamblaje del sistema electrónico de un auto puede representar hasta un 47% del costo y la participación de la composición total, lo que representa un problema para la industria ante la escasez de semiconductores de los últimos meses.

Cabe recordar que la pandemia de Covid-19 ha derivado en cambios en la demanda de artículos tecnológicos y plataformas digitales para poder adaptar la forma de trabajo y sostener las economías locales y regionales. Ante esto, las empresas de equipos electrónicos han tenido que aumentar su inventario, la capacidad de producción y abastecimiento de los fabricantes de semiconductores.

Además del impacto en las líneas de producción, la escasez de chips semiconductores está copando la capacidad de los puertos de Estados Unidos, lo que ha alterado las cadenas de suministro de componentes acostumbradas a una logística Just in Time.

Por otro lado, China tiene una participación de más del 80% en la cadena de suministro automotriz mundial, por lo que el cierre del mercado de componentes automotrices de dicho país está impactando la capacidad de importación de carga desde la zona Asia-Pacífico hacia Latinoamérica, apunta un informa de la Cámara de la Industria y Comercio Argentino-Alemana.

A esto se suma la inestabilidad en la planeación y el incremento en la demanda de servicios marítimos a consecuencia de la contracción de espacios, que afecta los itinerarios y tiempos de tránsito. Esto se traduce en una desestabilización del presupuesto logístico y tiempos de producción.

Estos cambios están llevando a las empresas de la industria automotriz a buscar nuevas soluciones para gestionar sus cadenas de suministro buscar alternativas desde transporte intermodal hasta servicios de almacenaje.

Desafíos ante la reactivación

Información de Revista T21 refiere que un automóvil promedio está compuesto por entre 60 mil y 90 mil piezas, de las cuales solo algunas son producidas directamente por el fabricante, mientras que otras son enviadas por proveedores directos que, a su vez, pueden tener otros proveedores.

De esta manera, en la última década las automotrices han extendido sus cadenas de suministro por todo el mundo, haciéndolas cada vez más complejas y de cobertura geográfica más amplia, proceso que dificulta la visibilidad, transparencia y efectividad de la logística.

El reto está en integrar un sistema de logística resiliente que se ajuste a las complejidades de la cadena de suministros de la industria automotriz y que permita a los OEM (Original Equipment Manufacturer) anticiparse ante eventos disruptivos, minimizar los impactos económicos y aumentar su competitividad, señala el medio.

El análisis de Maersk expone que la industria latinoamericana tiene el reto de lograr la integración de múltiples proveedores en una cadena logística, considerando tanto las distancias de los productores como las particularidades de la pandemia.

Por esto, integrar todos sus procesos en un solo operador logístico supone una solución que puede optimizar tiempos, inventarios y recursos.

Ante ello, en el documento se destacó que las soluciones 4PL se ajustan a las necesidades de la industria automotriz, gestionando los inventarios y el stock de partes con una estrategia de suministros secuencial en línea, capaz de acelerar o ralentizar la entrega de su inventario en función de las necesidades de cada OEM.

Esta solución 4PL está diseñada para transformar la información en bruto a lo largo de la cadena de suministro en conocimientos prácticos para una toma de decisiones ágil. Esto significa que incluso si surgen interrupciones logísticas, se diseñan opciones intermodales alternativas como el transporte ferroviario o aéreo, para generar más resiliencia, concluyó Maersk.

Con información de Revista T21.

leave a reply