México, Canadá e IP coinciden en reglas del origen automotrices del T-MEC

EU tiene otra interpretación de las reglas de origen del T-MEC

La secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, afirmó que México, Canadá y la industria automotriz de América del Norte coinciden en la interpretación de las reglas de origen de este sector del T-MEC.

Sin embargo, el punto de vista de Estados Unidos, incluso desde la pasada administración, es distinto a lo acordado, comentó la funcionaria mexicana.

“Hemos pedido que se haga una revisión de este tema y que la interpretación sea lo que se acordó; en ese sentido es como hemos venido caminando y es de lo que hemos venido platicando y puesto el tema en la mesa. Hemos platicado con la industria de los tres países, esa es parte de lo que queremos, que se logre entender la importancia que esto tiene para las tres naciones”, añadió.

La titular de la Secretaría de Economía explicó que el T-MEC establece en su Apéndice 4-B al Capítulo 4 las reglas de origen nuevas y más estrictas para las mercancías automotrices con el fin de ser consideradas originarias y ser elegibles para un trato arancelario preferencial.

El régimen automotriz de origen para disfrutar del trato libre de aranceles requiere los siguiente:

  • Los vehículos de pasajeros y camionetas livianas deben cumplir con 75% de Valor de Contenido Regional (RVC).
  • Las “piezas centrales” deben cumplir con 75% de RVC.
  • Compras de al menos el 70% de acero y aluminio originarios dentro de la región del T-MEC.
  • Contenido de Valor Laboral (LVC) de 40% (en el caso de camiones ligeros el LVC a cumplir es del 45%).

En la negociación del T-MEC, México buscó incluir flexibilidades para cumplir con estos requisitos para asegurar la competitividad de la industria.

El resultado de la negociación es que una vez que se origina una “pieza núcleo”, dicha pieza mantiene su carácter originario para determinar el origen del vehículo en el que se incorpora.

Cuando un fabricante de vehículos ha tomado la determinación de que las partes centrales utilizadas para producir el vehículo son originarias, deben considerarse como originarias de la fines del cálculo del RVC del vehículo.

Clouthier indicó que esto se establece claramente en el texto del Acuerdo y sus Reglamentos Uniformes y del entendimiento común sobre cómo funcionan las disposiciones sobre las normas de origen.

El incumplimiento de las reglas del T-MEC puede potencialmente interrumpir las operaciones de la industria automotriz norteamericana, resultando en cargas innecesarias y en una reducción de la competitividad.

Con información de El Economista.

leave a reply