Urgente una reforma fiscal: Carlos Urzúa

México necesita urgentemente una reforma fiscal

Al reconocer que una reforma fiscal y progresiva es altamente necesaria para México, Carlos Urzúa, ex titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), descartó que el presente gobierno federal la lleve a cabo, por lo que la administración entrante recibirá un “cartucho de dinamita encendido”.

El actual catedrático de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey, indicó que no llevar a cabo la reforma afectará el potencial de crecimiento económico de México.

Además, comentó que otros presidentes de administraciones pasadas tampoco han tenido una visión de Estado, es decir, que no se enfoquen sólo en obtener votos, sino que se piense en las generaciones futuras.

“Desgraciadamente, hemos tenido muy pocos presidentes con esta visión. Esta reforma fiscal va a ser muy complicada de establecer. Creo que quien llegue, por parte de cualquier partido, sea el que sea, en el 2024 recibirá un cartucho de dinamita prendido”, expresó.

El mes pasado, la jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Raquel Buenrostro, indicó que la reforma fiscal sería más una especie de Miscelánea, la cual traería cambios únicamente administrativos que apoyen a seguir combatiendo la evasión y fraudes, así como facilitar el cumplimiento de obligaciones a los contribuyentes.

Con ello se cumpliría con el mandato presidencial de no aumentar las tasas de los impuestos existentes, así como no crear nuevos.

El presidente de la Comisión Fiscal de Coparmex, Juvenal Lobato, mencionó que desde el sector privado no se ve que exista la disposición llevar a cabo tal reforma.

Méritos del SAT

Pese a la necesidad de la reforma fiscal, Carlos Urzúa destacó la labor que hizo el SAT el año pasado para mantener la recaudación de impuestos, en medio de la crisis ocasionada por la pandemia de Covid-19.

El año pasado, el fisco recaudó poco más de 3.3 billones de pesos por el pago de impuestos de los contribuyentes, lo que significó un incremento real anual de 0.8%.

Este incremento se dio, principalmente, por el aumento en la eficiencia recaudatoria que tuvo el SAT, así como la mayor fiscalización que ejerció sobre los causantes, principalmente en aquellos que son considerados como grandes contribuyentes.

Con información de El Economista.

leave a reply