Empleo femenino impulsa la recuperación del mercado laboral en el 2021

Empleo femenino impulsa recuperación laboral

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), 546 mil 428 mujeres se sumaron al mercado laboral en mayo de 2021, lo que compensó la salida de 490 mil 125 hombres y llevó el balance de creación de empleo reportado a 56 mil 303 plazas.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó que, en los últimos tres meses del año, la ocupación femenina ha mostrado mejor ritmo de avance que el del empleo masculino. De esta manera, el 63% de los casi 2 millones de trabajos recuperados en lo que va del 2021 corresponde a plazas ocupadas por mujeres.

Cabe recordar que la fuerza laboral femenina fue la más afectada por el impacto económico de la pandemia, llevando la tasa de participación de las mujeres a su nivel más bajo en 15 años, reduciéndose a 40.71% como promedio en 2020, proporción menor en casi 2 puntos a lo observado durante la crisis financiera global de 2009.

Previo a la pandemia, México registró sus mejores números en participación laboral de mujeres, siendo noviembre de 2019 el mejor mes para la intervención de la fuerza laboral femenina en la economía, con una tasa de 45.50%. Ese mismo año el promedio trimestral fue de 44.72%, el más alto en la historia.

Sin embargo, la pandemia puso un freno a ese avance. En abril de 2020 se presentó la mayor pérdida de empleo en el país con la salida de 12.5 millones de personas del mercado laboral. Ese mismo mes se posicionó como el más bajo en la participación económica de mujeres, con una tasa de 34.97%.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) destacó que, a nivel mundial, en 2020 la contracción del empleo femenino fue del 5% frente al 3.9% del empleo masculino. Además, el 90% de las mujeres que perdió su empleo también salió de la población económicamente activa.

Servicios, motor de la recuperación

Según los especialistas, los números positivos de mayo están vinculados a la reactivación del sector de servicios, donde se emplea la mayoría de las mujeres; contrario la ocupación masculina que inició antes su reincorporación al mercado debido a una recuperación más rápida de los sectores industrial y agropecuario.

La coordinadora de Análisis Económico de México ¿Cómo vamos?, Adriana García, indicó que es importante la recuperación del sector de servicios para el empleo de las mujeres, al reactivarse este renglón, es lógico que más mujeres se incorporen al mercado de trabajo.

En mayo se ocuparon 21.8 millones de mujeres, una proporción de 96.1% de la fuerza laboral femenina. En marzo de 2020 la cifra era de 97% y concentraba a 22.2 millones de trabajadoras.

A pesar de esta cifra, para Adriana García aún está lejos la recuperación integral de la ocupación femenina, puesto que la calidad de los empleos recuperados está en duda.

En esto coincidió la directora de Sociedad Incluyente del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), Fátima Masse, quien apuntó que es probable que los empleos a los que se están incorporando las mujeres son de medio tiempo, o bien, actividades por cuenta propia.

La subocupación, que engloba a las personas que necesitan o tienen disponible más del tiempo del que laboran, abarca al 13.1% de la ocupación femenina, pero en marzo de 2020, la proporción era de 8.%.

Urgen políticas públicas focalizadas

La población no económicamente activa femenina aumentó en 178 mil 26 personas en mayo, superando el incremento de 26 mil 873 personas en la población masculina, lo que evidencia las dificultades que tienen las mujeres para incorporarse al mercado de trabajo.

Fátima Masse resaltó que algunas mujeres no están viendo las condiciones óptimas para retornar al mercado por una crisis de cuidados que aún permanece.

Ambas especialistas coincidieron en que México debe tomar acciones concretas para incrementar la participación laboral de la fuerza de trabajo femenina. Entre estas medidas, el IMCO propone cuatro acciones específicas:

  1. Creación del sistema universal de cuidados.
  2. Formalización de las licencias de paternidad.
  3. Impulso a la Norma 025 de Igualdad Laboral y No Discriminación.
  4. Estímulos fiscales para las pymes.

Con información de El Economista.

leave a reply