Afectación a la industria automotriz por falta de chips cedería en la segunda mitad del 2021

Afectación por falta de semiconductores cedería en segundo semestre

La Industria Nacional de Autopartes (INA) prevé que las afectaciones causadas por el desabasto de semiconductores comiencen a disminuir en julio para normalizarse a fines de 2021, a medida que se supera la pandemia de Covid-19 y se regula la demanda del insumo.

De acuerdo con IHS Markit, la producción de Norteamérica fue la más golpeada por la escasez, con unas 1.16 millones de unidades menos en mayo, mencionó Alberto Bustamante, directivo de la INA.

No obstante, indicó que la afectación por la falta de semiconductores comenzará a disminuir a partir de la segunda quincena de julio, regularizándose en diciembre de 2021.

El desabasto inició cuando las automotrices cerraron dos meses en Norteamérica durante la pandemia y se cancelaron pedidos, a medida que crecía la demanda de esos componentes en la industria electrónica de consumo.

El representante de la industria de autopartes indicó que la previsión se basa en el avance de la vacunación y la reducción de la demanda de semiconductores para teléfonos y computadoras porque menos personas trabajarán desde sus casas.

Sobre ruedas

La INA espera una recuperación de 17.8% al cierre de 2021, luego de una caída del 20% en la producción en México en 2020 y retomaría los niveles prepandemia en 2022.

Cabe destacar que, según cifras del INEGI, la industria de autopartes es la mayor generadora de divisas de México, con Estados Unidos como su principal destino de exportación, con casi el 92%, y genera 856 mil empleos directos.

En este tenor, la INA prevé que a fines de 2023 la producción de autopartes superará los 102 mil millones de dólares, impulsada por el mayor contenido regional que demanda el T-MEC y a la apertura comercial de Estados Unidos a nuevos mercados como Japón y Europa.

Bustamante agregó que el sector tiene otras oportunidades de crecimiento como la guerra comercial de Estados Unidos contra China, que lo hace más dependiente de las autopartes mexicanas, así como la recuperación de inventarios post Covid-19 que impulsará la producción.

Con información de El Economista.

leave a reply