Los escenarios optimistas de crecimiento para México

Escenarios para el crecimiento económico de México

A lo largo del año hemos visto cómo el nivel de optimismo respecto de la recuperación económica de México ha ido en aumento. La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) acaba de ajustar su perspectiva de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de este año de 4.5% a 5.0%. También, la semana que concluye la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) hizo lo propio y estableció su pronóstico en una tasa de crecimiento de 6.5%. Y pues tampoco podía faltar el Banco de México, organismo que presentó su Informe Trimestral correspondiente al primer trimestre de 2021 y en él actualizó al alza su pronóstico para este año y para el 2022.  El ajuste que realizó el banco central es muy relevante porque confirma que dicho organismo ha dejado su línea dura de combate a la inflación al costo que sea, por una posición mucho más flexible, en la cual se privilegiará el tener tasas de interés reales negativas para apoyar la recuperación económica del país. En esta entrega presento los escenarios de crecimiento económico planteados por el Banxico, así como los elementos que, de materializarse, ponen en riesgo el que éstos se materialicen.

En su Informe Trimestral el Banxico destaca que en materia de crecimiento de la economía nacional, en 2021 el escenario base es de un crecimiento de 6.0%, en tanto que para 2022 se anticipa un crecimiento de 3.0%. Sin embargo, dada la incertidumbre que persiste alrededor de la dinámica prevista para la actividad económica, se considera que el crecimiento del PIB podría ubicarse entre 5.0 y 7.0% en 2021 y entre 2.0 y 4.0% en 2022.

Es escenario base del Banxico para el 2021 está sustentado en un mejor desempeño de la economía en el primer trimestre del año respecto a lo que previamente se había anticipado, ya que el PIB creció 0.8% entre el cuarto trimestre de 2020 y el primer trimestre de 2021. Sin duda hay expectativas positivas para lo que resta del año, las cuales están principalmente fincadas en la fortaleza de la demanda externa, particularmente por el cuantioso estímulo fiscal otorgado en Estados Unidos. A esto hay que sumarle el impacto positivo en el ánimo de los consumidores nacionales por los mayores avances en el proceso de vacunación y la eliminación de las restricciones a la movilidad que se adoptaron el año pasado y a principios de éste para hacer frente a la pandemia. Por su parte, la previsión de crecimiento del PIB para 2022 está basado en que México regrese a su tasa de crecimiento inercial.

De acuerdo con el Banxico, si en 2021 se materializa un crecimiento cercano a la parte superior del intervalo (7.0%), la actividad económica recuperaría en el último trimestre de este año el nivel observado al cierre de 2019. Con un crecimiento cercano al punto intermedio de los intervalos, dicha recuperación ocurriría hacia el segundo trimestre de 2022. Con un crecimiento cercano a la parte inferior de ambos intervalos, el nivel observado al cierre de 2019 se alcanzaría a principios de 2023.  Puesto de otra forma, si partimos de un valor de 100 en 2019 y la economía cayó 8.2% en 2020, con un crecimiento de 7% en 2021 estaríamos en este año 1.77% por debajo del valor del PIB de 2019. Si en 2022 la economía crece 4.0%, entonces el año que viene estaríamos 2.15% por encima del PIB de 2019. Habrá que ver si este escenario ultra optimista se materializa.

En función de lo anterior y con base en las previsiones para la actividad y la información más reciente sobre el número de puestos de trabajo afiliados al IMSS, el Banxico espera una crecimiento de entre 370 y 570 mil puestos de trabajo para este indicador en 2021. Para 2022, se espera una variación de entre 390 y 590 mil puestos de trabajo. Cabe recordar que en febrero de 2020 se alcanzó el máximo nivel de trabajadores registrados en el IMSS con 20.613 millones, por lo que si en abril de este año había 20.070 millones, eso significa que aún estamos 543 mil empleos abajo. Es así que de materializarse la expectativa más optimista del Banxico, en este año apenas se recuperarían los empleos formales perdidos por la pandemia del Covid19.

Desde luego que hay riesgos para el crecimiento. Las previsiones del Banxico no están talladas en piedra y pudieran no materializarse (también hay una pequeña probabilidad de que inclusive pudieran resultar mejores), ya que siguen los retos para la recuperación en un entorno de alta incertidumbre, ya que la pandemia de Covid19 aún no termina.

Entre los riesgos detectados por el Banxico y que podrían provocar que la tasa de crecimiento del PIB de 6% no se materialice están:

  1. Que haya retrasos en la producción, distribución o aplicación de las vacunas o que haya un recrudecimiento de la pandemia, tanto a nivel global, como nacional, que implique la adopción de nuevas medidas de distanciamiento social para contenerla.
  2. Que se generen “cuellos de botella” en las cadenas de suministro a nivel global y éstos generen escasez de insumos para algunos sectores en México, particularmente el automotriz. Del mismo modo, que se dé un episodio de incrementos adicionales en los costos de insumos y de producción en diversos sectores de la economía.
  3. Que se observen nuevos episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales y se afecten los flujos de financiamiento para las economías emergentes. Esto podría ocurrir como resultado de mayores aumentos en las tasas de interés de largo plazo en Estados Unidos o por un aumento en la aversión al riesgo. La reciente inclusión de China en los principales índices globales de inversión de renta fija podría representar un reto para el financiamiento externo del resto de las economías emergentes.
  4. Que la recuperación de la inversión sea menor a la esperada, manteniéndose en niveles bajos respecto de lo requerido para apoyar la recuperación frente a la pandemia y el crecimiento de largo plazo del país.

Por su parte, entre los elementos que podrían hacer que la tasa de crecimiento sea más elevada, destacan:

  1. Que la pandemia se disipe con mayor rapidez, particularmente por una campaña de vacunación efectiva, lo que apoyaría la confianza en la economía y las expectativas de una recuperación vigorosa.
  2. Que los estímulos que se han otorgado a nivel internacional contribuyan a restaurar la confianza de consumidores e inversionistas, y a apoyar la recuperación de la economía y el comercio globales.
  3. Que, dentro del marco del T-MEC, la mayor demanda externa esperada ante los estímulos implementados en Estados Unidos induzca un aumento en la inversión productiva.
  4. Que se mantengan condiciones financieras globales propicias para una recuperación económica acelerada.

¿Qué podemos concluir de todo esto? Pues que afortunadamente este será un buen año en materia de crecimiento y recuperaremos parte de lo que se perdió con la crisis de 2020 y principios de 2021.  Sin embargo, debemos tener claro que la recuperación será más vigorosa en aquellas actividades ligadas al sector externo y que pueden ampliar sus exportaciones a los Estados Unidos. Es una realidad que el consumo interno se recuperará muy lentamente en la medida en que crece el empleo, mientras que el gasto público (sobre todo el de inversión) continuará muy débil. Es por ello que la manufactura será el principal motor de crecimiento y con la recuperación de esta actividad podrá venir el crecimiento para el consumo y los servicios. Esperemos que los pronósticos optimistas del Banxico se materialicen, pero para ello se requiere trabajo y una buena dosis de suerte.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

leave a reply