México atiende caso de GM pese a queja de EU

Independientemente de que Estados Unidos iniciara una queja bajo el mecanismo de respuesta rápida del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) contra de la planta de General Motors ubicada en Silao, Guanajuato, por presuntas violaciones de los derechos de los trabajadores; el gobierno mexicano informó que actúa con interés propio en hacer cumplir los derechos laborales de los implicados.

En un comunicado en conjunto, las secretarías de Economía y del Trabajo y Previsión Social (STPS) dieron a conocer la dependencia laboral ha resuelto reponer el proceso de legitimación del contrato colectivo de la planta de General Motors en Silao.

México iniciará la revisión del caso en cuestión y en caso de responder afirmativamente a la solicitud de Estados Unidos, compartirá por escrito los resultados de la revisión y cualquier propuesta de reparación.

Este es el primer uso de este mecanismo que hace la Representación Comercial de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés).

En un comunicado, la representante comercial de la Casa Blanca, Katherine Tai, señaló que la acción “muestra el compromiso serio de la administración Biden-Harris con los trabajadores y una política comercial centrada en los trabajadores”.

La solicitud se refiere a los hechos ocurridos en abril pasado, en torno al proceso de legitimación del contrato colectivo de trabajo entre la planta automotriz y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Metal-Mecánica, Sidero-Metalúrgica, Automotriz y Proveedoras de Autopartes en General, de la Energía, sus Derivados y Similares de la República Mexicana, “Miguel Trujillo López”.

El T-MEC incluye un anexo que obliga a México a incluir disposiciones en su legislación interna para asegurar que el contrato cuente con el apoyo de la mayoría de los trabajadores.

Sobre esta situación, la empresa General Motors manifestó su apoyo a los gobiernos de ambos países durante este proceso, a la par de condenar deslindarse de las presuntas violaciones laborales. Asimismo, pidió a una empresa externa que revisara el asunto.

¿Qué sigue para la denuncia de EU?

  • El gobierno mexicano y estadounidense tienen 55 días para evitar un panel de solución de diferencias, tiempo durante el cual México puede proponer medidas reparatorias.
  • De no evitarse, el panel tendrá un plazo de hasta cuatro meses para resolver.
  • Si se decretan que hubo violaciones a los derechos laborales en la planta denunciada, se podrían bloquear sus exportaciones o retirárseles los beneficios arancelarios del T-MEC.
  • Además, el país afectado podrá cobrar aranceles retroactivos correspondientes al tiempo que duró el panel.
  • El T-MEC permite que observadores estadounidenses y mexicanos acompañen al panel en cualquier visita que realice a la instalación para verificar las reclamaciones en la petición.

Caso Tridonex

Por otra parte, la asociación sindical estadounidense AFL-CIO y otros grupos presentaron la primera solicitud de un caso de respuesta rápida laboral contra la empresa de autopartes Tridonex, instalada en Matamoros, Tamaulipas.

El caso también bajo el marco del T-MEC y dirigido contra la empresa con matriz en Filadelfia (Cardone Industries) y controlada por la canadiense Brookfield Asset Management, denuncia el acoso contra trabajadores de la planta por buscar afiliarse al Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de Industrias y Servicios (SNITIS), en lugar de un sindicato controlado por la propia Tridomex.

Con información de El Economista.

leave a reply