EU inicia primera disputa laboral con México bajo el T-MEC

Estados Unidos inició la primera disputa laboral con México en el marco del T-MEC debido al incidente ocurrido durante la votación del contrato colectivo de trabajo de la plante de General Motors en Silao, Guanajuato. El gobierno estadounidense pidió a las autoridades revisar si a los empleados se les niega el derecho de libre asociación y negociación colectiva.

La representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, manifestó que el acuerdo comercial ayuda a proteger los derechos de los trabajadores de ambos países y los esfuerzos de México para implementar sus recientes reformas a la legislación laboral.

Por su parte, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) informó en abril que anuló la votación liderada por un sindicato en la planta después de descubrir que boletas no utilizadas habían sido destruidas. Cuando solicitó al sindicato que entregara para inspección los votos que ya habían sido emitidos, el sindicato se negó.

La dependencia mexicana anunció que hará que el sindicato repita la votación laboral y se comprometió a garantizar las condiciones adecuadas para una elección libre y secreta, reforzando los mecanismos de observación y otras medidas.

De acuerdo con El Financiero. La política comercial de Biden se centra hacer cumplir los compromisos laborales existentes por parte de sus socios del T-MEC. Cabe recordar que los legisladores demócratas y los sindicatos estadounidenses hicieron que las normas laborales sólidas y los mecanismos de aplicación para México fueran clave para aprobar el acuerdo.

El mecanismo laboral de respuesta rápida del T-MEC establece que Estados Unidos presente una solicitud para que México revise si hay una negación de derechos e intente abordar cualquier problema que encuentre.

Si los países no pueden acordar que el problema se ha resuelto, Estados Unidos puede solicitar el establecimiento de un panel laboral de respuesta rápida para determinar si se negaron los derechos de negociación colectiva.

Tai ordenó al Departamento del Tesoro que suspenda la liquidación final de las cuentas aduaneras relacionadas con las entradas de mercancías de las instalaciones de GM en Silao.

Adicionalmente, tres legisladores estadounidenses dirigieron una carta a la directora ejecutiva de GM, Mary Barra, pidiéndole detalles sobre el papel de la compañía automotriz en lo sucedido y si la empresa se comprometerá a garantizar que los votos futuros se verifiquen de forma independiente.

Por su parte, la empresa externó su respeto y apoyo a los derechos de sus empleados sobre la representación sindical y cooperará con el gobierno de Estados Unidos y la STPS para proteger la integridad del proceso.

El Gobierno de México tendrá 10 días para responder.

La automotriz General Motors considera que no está involucrada en presuntas violaciones laborales ocurridas, pero contrataron un consultor externo para realizar una revisión independiente y exhaustiva sobre el tema.

Con información de El Financiero.

leave a reply