OCDE propone impuestos a herencias tras crisis de Covid-19

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) lanzó una propuesta para implementar impuestos a las herencias, a fin de elevar los ingresos públicos de los gobiernos ante la crisis de la pandemia del Covid-19.

La desigualdad de la riqueza aumentará durante la próxima década a menos que también aumenten los derechos de sucesión, expuso el organismo internacional.

De esta manera, un impuesto más sólido que evite la evasión por parte de los más ricos también respaldaría los esfuerzos de los gobiernos para pagar las deudas contraídas durante el año pasado para hacer frente a la pandemia.

En el informe ‘Los impuestos sobre sucesiones en los países de la OCDE’ se proporciona una evaluación comparativa de los impuestos sobre herencias y donaciones en los 37 miembros del organismo, y explora el papel potencial que estos impuestos podrían desempeñar para aumentar los ingresos.

El informe cita que “la crisis de Covid-19 colocará a los países bajo una mayor presión para recaudar ingresos adicionales y abordar las desigualdades que se han exacerbado desde el inicio de la pandemia”.

La OCDE agregó que 24 de sus países miembro recaudan impuestos sobre las herencias pero generan en promedio alrededor 0.53% de los ingresos fiscales totales.

Corea del Sur ocupa el primer lugar con 1.6% de ingresos recaudados por el impuesto a la herencia, seguido por Bélgica (1.4%); Francia y Japón (1.3%, ambos) y Finlandia (0.7%). El último lugar lo ocupa Lituania con 0.1% recaudado.

Cabe precisar que en tanto en este último país como en Bélgica, el gravamen no rige de manera nacional, sino por regiones autónomas, de igual manera sucede en España y Suiza.

Además, el cobro de este impuesto ha desparecido en México, Austria, República Checa, Noruega, Eslovaquia, Suecia, Israel, Nueva Zelanda, Australia y Canadá; mientras que en Estonia y Letonia nunca han existido tales gravámenes.

Desde 1961 se derogó el Impuesto sobre Herencias y Legados en México.

Con información de El Economista y El Financiero.

leave a reply