Volkswagen, Ford y GM, las armadoras más afectadas por el desabasto de chips

De acuerdo con el director de Comercio Exterior y Normalización de la Industria Nacional de Autopartes (INA), Alberto Bustamante García, el mayor impacto por el desabasto de semiconductores se está dando en Norteamérica, con una afectación del 31%, es decir, 768 mil 533 unidades de los 2 millones 504 mil 949 que se han dejado de ensamblar en el primer cuatrimestre de 2021.

Por país de la región, Estados Unidos ha dejado de producir 478 mil 197 unidades, 62% de impacto por escasez de chips, seguido por Canadá con 154 mil 511 vehículos (20%) y México con 135 mil 845 autos (18%).

Volkswagen encabeza la lista de las armadoras con mayor impacto en el mundo, donde ha dejado de ensamblar 497 mil 621 vehículos; seguido por Ford con 452 mil 710 unidades y General Motors 307 mil 927 autos.

El directivo de la INA explicó que apenas el 5% de la producción mundial de semiconductores se dirige a la industria automotriz, el resto va a la industria de la tecnología y telecomunicaciones. Además, al ser producidos en países asiáticos se atiende primero a esa región, luego se distribuyen a Europa y Norteamérica.

La industria de autopartes estima la recuperación del 100% de la cadena de suministro de chips a finales de año, lo que permitirá que las armadoras dejen de realizar paros técnicos y se retome el ritmo de crecimiento.

Por su parte, el director de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Fausto Cuevas, informó que se realizará la primera reunión de la Comisión de Libre Comercio prevista en el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) del sector automotriz, para emprender una aclaración sobre las lecturas de las Reglas de Origen y Reglamentaciones Uniformes.

“Se pretende que los tres países tengan la misma lectura sobre Reglas de Origen, que es la regulación que determina cuando un vehículo es considerado proveniente de la región para recibir los beneficios arancelarios previstos en el tratado”, manifestó.

Con información de El Economista.

leave a reply