Empleos precarios se recuperan más rápido que los de mayor salario

De acuerdo con una investigación del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), la recuperación del empleo de la crisis por el Covid-19 ha sido más rápida en los puestos en condiciones precarias que en aquellos que ofrecen mejores salarios.

El autor del estudio “Los Impactos Distributivos del Covid-19 en México”, Luis Monroy-Gómez-Franco, indicó que el segmento de la población que más se vio afectado por la pandemia fue aquel con empleos de ingresos medios y, si bien algunos han recuperado su trabajo, lo han hecho con salarios más bajos.

Indicó que la polarización y precarización del mercado laboral en México podrían acentuarse en caso de continuar esta tendencia.

Por su parte, refirió que se han recuperado los empleos de mayores ingresos, pero no se han generado nuevas plazas, en contraste con los de los ingresos menores; mientras que la recuperación se ha estancado en los niveles de ingreso medio, con un déficit de 2 millones de empleos respecto al inicio del año.

Marcelo Delajara, también del CEEY, aseveró que estos patrones son polarizantes dentro del mercado laboral, además de profundizar elementos que desde antes de la pandemia ya eran preocupantes, como la precariedad y desigualdad.

Vacunación ayuda

Monroy-Gómez-Franco advirtió que la recuperación del ingreso a niveles prepandémicos podría tomar hasta una década; no obstante, el proceso de vacunación puede impulsar la recuperación de estos puestos de trabajo.

Asimismo, el plan de estímulos de Estados Unidos también podrá ayudar a la recuperación de empleos en el lado de las manufacturas.

Aumenta pobreza

Por otra parte el autor del estudio apuntó que durante el pico más alto del cierre de las actividades económicas por la pandemia, la población con un ingreso por debajo de la línea de pobreza extrema se incrementó de 35 hasta 45% de la población, algo nunca antes visto, ni siquiera durante la crisis financiera del 2008.

Aclaró que a finales del 2020 el porcentaje había disminuido a 40% de la población total, sin embargo está por arriba de lo observado en periodos previos. En tanto que la población sin ingreso laboral alguno, se incrementó a 15% de la población total en el tercer trimestre del 2020 para reducirse a 12% del total hacia finales del año pasado.

Con información de El Economista.

leave a reply