Singapur será el primer Estado asociado de la Alianza del Pacífico

La subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, Luz María de la Mora, informó que Singapur se convertirá en el primer Estado Asociado de la Alianza del Pacífico tras alcanzar un acuerdo en las negociaciones con sus integrantes.

Este acuerdo implica que los países lograron un consenso en los temas controversiales, mientras que las discusiones técnicas para resolver los detalles y el texto legal se ultimarían posteriormente.

La Alianza del Pacífico es una iniciativa de integración regional formada por Chile, Colombia, México y Perú; cuyo objetivo es que los miembros formen un bloque comercial regional y forjen lazos económicos más fuertes con la región Asia-Pacífico.

En ese tenor, un Estado Asociado implica que esos cuatro países celebren y pongan en vigor un acuerdo vinculante de altos estándares en materia económico-comercial, que favorezcan la apertura y la integración de los mercados, incluyendo el comercio de bienes y comercio de servicios e inversiones.

La funcionaria indicó que el ingreso de Singapur se alinea con el objetivo de acercar a los países de la Alianza con los países de Asia-Pacífico.

Asimismo, mencionó que Singapur tiene especial relevancia por su desarrollo logístico, tecnológico de innovación y comercial; ubicándose en el lugar 15 entre los mayores importadores de productos del mundo en 2020.

La Subsecretaria adelantó que se espera que el cierre de negociaciones con Singapur se dé en el verano y estimó que si bien aún no se logra un acuerdo en principio con Australia para adherirse también como Estado Asociado a la Alianza del Pacífico, se prevé que este país cierre las negociaciones antes de que concluya 2021.

Recordó que uno de los requisitos para que un país sea miembro es que tenga acuerdos de libre comercio con todos los demás países miembros.

De la Mora agregó que los cuatro países latinoamericanos mantienen negociaciones con Canadá y Nueva Zelanda para su incorporación como Estados Asociados.

Con información de El Economista.

leave a reply