Exportaciones tecnológicas resisten mejor la pandemia

En 2020, las exportaciones mexicanas de productos tecnológicos a Estados Unidos tuvieron una mayor resiliencia en comparación al resto de sus ventas externas, acumulando 59 mil 714 millones de dólares (mdd), es decir, una reducción anual de 2% frente al promedio de 10.6% de los envíos a la Unión Americana.

La canasta de este tipo de productos incluye materiales avanzados, electrónicos, aeroespaciales, biotecnológicos, manufacturas flexibles, de la información y comunicación, de ciencias de la vida, tecnología nuclear, armas y optoelectrónicos.

En este sentido, México es el segundo proveedor de este tipo de productos en el mercado estadounidense, superado por China, cuyos envíos fueron por 133 mil 474 mdd en 2020, un retroceso de 3.6% interanual.

Las importaciones de estos productos al mercado de Estados Unidos cayeron 0.9% en 2020, a 492 mil 206 mdd.

Otros de sus proveedores notables fueron: Taiwán, con 29 mil 60 mdd (+21.3%); Irlanda, con 28 mil 862 mdd (+0.6%); Malasia, con 26 mil 731 mdd (+3.2%) y Alemania, con 25 mil 655 mdd (+2.6%).

Las importaciones de México de esta clase de productos provenientes de Estados Unidos tuvieron un valor de 35 mil 941 mdd, de modo que su balanza comercial fue positiva en 23 mil 772 mdd.

A su vez, China compró productos de tecnologías avanzadas originarios de Estados Unidos por sólo 30 mil 762 mdd, con lo que logró un superávit de 201,712 millones.

Cabe destacar que el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) ayudará a reducir costos y facilitará el comercio a través de nuevos compromisos sobre inspecciones aduaneras, automatización y tratamiento de mercancías de bajo valor.

Asimismo, establece las disposiciones más sólidas y avanzadas sobre propiedad intelectual y comercio digital que se hayan incluido en un acuerdo comercial; toda vez que incluye varias disposiciones innovadoras para combatir las prácticas ajenas al mercado, como los subsidios y la manipulación de divisas, que tienen el potencial de perjudicar a los trabajadores y empresas estadounidenses.

Con información de El Economista.

leave a reply