Outsourcing es clave para el 60% de las empresas: Manpower

El director de Relaciones Institucionales de ManpowerGroup, Héctor Márquez, refirió que en México 6 de cada 10 empresas no podrían contratar de manera directa y sumar a sus plantillas a las personas con las que colaboran mediante empleo eventual subcontratado; por lo que tendrían que optar por otras vías de reclutamiento semiformales, como por honorarios o asimilados a salarios.

Señaló que las contrataciones por estas generarían cumplimiento en el pago de impuestos pero alejarían a las personas de acceder a la seguridad social y prestaciones que marca la Ley Federal del Trabajo (LFT) para un empleado formal.

En este sentido, el especialista mencionó que solo 30% de las empresas podrían captar a los empleados eventuales subcontratados como parte de su plantilla de trabajadores, en tanto que 10% simplemente los tendría como colaboradores externos.

“La subcontratación legal es segura, ya que la persona es contratada como empleado, con sueldo y prestaciones reales, y queda así registrado en el IMSS e Infonavit desde su primer día. Además, la subcontratación del personal temporal genera ahorros y es más eficiente para la mayoría de las empresas, por ello las compañías micro, pequeñas y medianas recurren al outsourcing”, puntualizó.

Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señalan que las Mipymes tienen una participación en la subcontratación de 53.2%. Conforme a su Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) a diciembre de 2020 se concentraron más de 34 millones de empleos en este tipo de empresas.

Por otra parte, de 19 millones 773 mil personas que están contratadas en un esquema formal adscrito al IMSS 14% es personal eventual, es decir, más de 2 millones y medio del personal eventual urbano, que representa 13%, en tanto que más de 250 mil son eventuales del campo, que representan 1%.

Héctor Márquez agregó que es necesaria una mejor regulación de la subcontratación, así como la eliminación de prácticas ilegales, pues han dañado a las empresas, al sector público y a los trabajadores, pues los evasores se quedan con dinero que debería haber llegado a instituciones como el IMSS.

Con información de El Universal.

leave a reply