Comparten consejos para empresas ante inspecciones fiscales

A fin de que las empresas estén preparadas durante las inspecciones que lleva a cabo el Servicio de Administración Tributaria (SAT) en materia fiscal, el socio del despacho Alpha, Ricardo Cárdenas, compartió una serie de recomendaciones encaminadas a facilitar la demostración del cumplimiento y prevenir sanciones.

Durante su participación en el webinar ¿Cómo prepararte para un acto de fiscalización?, organizado por la Asociación Nacional INCOMEX, destacó que la autoridad, a través de su estrategia denominada ‘ABC del SAT’ ha logrado eficientar la recaudación fiscal, obteniendo 100 pesos para el erario por cada 36 centavos invertidos.

Además, el especialista en materia fiscal mencionó que pese a la pandemia, el SAT logro recaudar 54.7 mil millones de pesos en el primer semestre de 2020, lo que se traduce en un incremento anual de 0.1%.

Las áreas de recaudación han implementado un programa de trabajo enfocado en la promoción del pago de adeudos mediante acciones persuasivas y de regularización, con lo que se redujo el número de judicialización de los actos de cobranza y por ende su costo, comentó.

En este sentido, el maestro en Derecho Fiscal explicó que para que la autoridad pueda realizar un acto de fiscalización, éste y las omisiones que se señalan deben estar previamente legislados en cualquiera de los reglamentos vigentes ya que sus facultades no pueden ir más allá de donde la ley les permite.

Con base en lo anterior, explicó que si una empresa denuncia que el acto de la autoridad no tiene validez o legalidad, debe de probar los hechos constitutivos de sus afirmaciones para lograr invalidarlo, como lo marca la tesis de jurisprudencia VIII-P-SS-402 del Tribunal Federal de Justicia Administrativa.

El ponente ejemplificó con el caso del artículo 69-B del Código Fiscal de la Federación (CFF), donde la autoridad determinó que el contribuyente cayó en el supuesto al que se refiere el apartado legal: emisión de comprobantes fiscales de operaciones simuladas. En este caso, el contribuyente tiene el derecho de señalar y demostrar que la motivación jurídica del SAT fue incorrecta y anular la imputación.

Recordó que según el artículo 68 del CFF y el artículo 42 de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo, la autoridad debe probar los hechos que motiven los actos o resoluciones.

El también fundador de la Academia especializada en ciencia tributarias, mencionó que las normas de información financieras son no son un marco legal más que acatar, sino una oportunidad de demostrar que las cifras que se presentan a la autoridad cumplen con lo establecido en las leyes y reglamentos.

No obstante, refirió que a través del tiempo muchas empresas han conseguido beneficios mediante información falsa o alterada para verse como lucrativa y rentable pero es un acto penado por la ley; por lo que los contadores deben acudir a las normas de información financiera, específicamente a la A-1, A-2, A-3 y A-4 que establecen los principios de sustancia económica, de confiabilidad, veracidad y verificabilidad de las operaciones.

Ricardo Cárdenas reiteró que a través de las normas de información financiera es posible conocer cómo aplicar lo que dictan los reglamentos en materia fiscal en el caso de que exista ambigüedad; toda vez que son una herramienta para orientar a los contribuyentes en temas jurídicos, contables y financieros.

Asimismo, enfatizó en que es necesario consultar todos los planteamientos y fundamentos legales en caso de un acto de fiscalización a fin de poder sustentar cualquier señalamiento de la autoridad.

Por último, mencionó que las empresas deben evitar, o bien, detectar y corregir los siguientes delitos contables:

  1. Incumplimiento de las leyes referentes a la contabilidad.
  2. Proporcionar información indebida y manipulada.
  3. Ocultamiento a socios, accionistas, asociados y otros de la verdadera situación de la empresa falseando balances, reflejando u omitiendo beneficios o pérdidas.
  4. Reducir los niveles de endeudamiento para conseguir préstamos bancarios y llamar la atención de inversionistas, haciendo creer que la empresa está expuesta a riesgos menores y aparentando ser estable.
  5. Venta o cesión de activos falsos o ficticios.
  6. Registros de transacciones sin sustancia ni efecto.
  7. Malversación de información que ayuden a la evasión de impuestos fiscales.
  8. Obtener ingresos mediante actividades ilegales, falsificando dichos ingresos a través de actividades normales y rutinarias.
  9. Falsear los estados financieros.
  10. Cobros impropios o extremados por servicios contables realizados.

Consulta el webinar en este enlace.

leave a reply