BID reconoce operación portuaria privada en tiempos de Covid-19

En medio de la pandemia de Covid-19, el transporte marítimo privado es esencial para la economía mundial por su mejor desempeño, mayor flexibilidad y una adopción más veloz de nuevas tecnologías. En América Latina y el Caribe (ALC), logró abastecer alimentos, bienes esenciales y salvaguardar el comercio, según un análisis del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El transporte marítimo mueve más del 80% del comercio global se transporta y ALC traslada el 7% del total de la carga de contenedores del mundo. La mayoría de los países en desarrollo afrontan desafíos debido a infraestructura y gestión portuaria deficiente, dejando una baja productividad y operaciones costosas, según el documento.

En la década de los 80, se implementaron las Asociaciones Público-Privadas (APP), en el que las autoridades portuarias continúan como propietarias y el sector privado se hace cargo de las operaciones, dando eficiencia en la contenerización de carga y soluciones en infraestructura y operaciones. En la actualidad el 92% de los contenedores de 20 pies (TEU) de ALC se trasladan desde y hacia puertos de APP, que representan el 83% de las terminales de contenedores.

En la última década se crearon 3 APP por año, a través de arrendamientos sobre infraestructura existente y hasta 2019 la mayoría eran autosostenibles, lo cual generaba un flujo de ingresos al gobierno, con pagos fijos o basados en los ingresos, que permitía asignar el gasto público.

La operación de carga de los puertos privados mejoró la competitividad, la productividad y la eficiencia de ALC desde inicios de este siglo, incrementando más del 20% la operatividad, sumando a la economía y a la mejora de los puertos.

La pandemia resaltó la necesidad de contar con tecnología de operación remota, control autónomo por computadora, manejo de grúas y traslado de contenedores automatizados, pilotaje remoto y plataformas de carga digitales.

Los proyectos del sector público que buscan la participación del privado deben estar estructurados dentro de un marco institucional regulatorio y alinear los incentivos para maximizar los retornos sociales, identificando los riesgos.

Las lecciones aprendidas de APP indican que es importante contar con equipos técnicos sólidos del lado público para identificar, estructurar, licitar e implementar correctamente los proyectos y asegurar altos estándares de rendimiento de los activos.

Con información de Revista T21.

leave a reply