Covid-19 dispara pobreza laboral a 55% en mayo

En abril y mayo la pobreza laboral se elevó a 54.9% (nivel máximo histórico), casi 20% más ante el 35.7% que había entre enero y marzo, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

El Covid-19 revirtió el efecto positivo logrado en el aumento del salario mínimo y los avances para reducir la pobreza laboral de la última década. Antes de la emergencia sanitaria, 3 de cada 10 trabajadores se encontraban en pobreza laboral, pero entre abril y mayo esta proporción aumentó a 5 de cada 10 trabajadores.

Rogelio Gómez Hermosillo, coordinador de Acción Ciudadana frente a la Pobreza, dijo que son más de 10 millones de personas más a las que no les alcanza para lo más básico.

Ese nivel de pobreza laboral no se había registrado antes en el país. En la crisis económica del 2009 llegó a 40% y en el 2014 alcanzó 43%.

El Coneval pidió focalizar la atención en los grupos más vulnerables, como en el trabajo informal, en el que no tienen servicios de salud en la pandemia, no cotizan para una pensión, no tienen prestaciones, subrayó Rogelio Gómez.

Caen ingresos y masa salarial

El organismo advirtió que la información de la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE), le permitió generar un diagnóstico de la pobreza laboral en el coronavirus y encontró que entre abril y mayo hubo una caída del ingreso laboral real de 6.2%.

Con ello, la masa salarial también disminuyó. Previo a la emergencia sanitaria el aumento del ingreso laboral había propiciado una tendencia positiva en la masa salarial.

Su punto máximo fue en el primer trimestre de 2020, cuando las percepciones de los trabajadores sumaron 218 mil 345 millones de pesos. Ya en mayo, cuando según la ETOE había más de 12 millones de personas sin ingreso laboral y según Coneval 20% más de trabajadores ganando muy poco, la masa salarial fue de 163 mil 219 millones de pesos.

El Coneval pidió atender los servicios y comercio, donde hay más desempleo y precariedad laboral. Y también a las personas jóvenes o de más de 60 años, así como las mujeres, las poblaciones más empobrecidas en esta pandemia.

Con información de El Economista.

leave a reply