Autocorrección, alternativa para las IMMEX ante posibles auditorías

Durante su participación en el Maratón de Conferencias de Comercio Exterior, organizado por el despacho AudiCo, la presidenta de la Asociación de Mujeres Aduaneras (AMA), Georgina Estrada Aguirre, manifestó que los esquemas de autocorrección son medidas útiles para las empresas con Programa de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (IMMEX) como prevención ante posibles auditorías.

En este contexto, mencionó que el Servicio de Administración Tributaria (SA) ha implementado esquemas de auditoría cada vez más complejos que se centran en la congruencia de pedimentos contra las declaraciones de impuestos.

Por lo anterior, la representante de la AMA puntualizó que las empresas deben dar una revisión integral de la correcta situación en materia de cumplimiento de las obligaciones fiscales, administrativas y aduaneras de la empresa; a fin de detectar posibles inconsistencias en las operaciones efectuadas y poder corregirlas previo a que sean detectadas por la autoridad y se le apliquen sanciones y/o multas.

La expositora destacó “el esquema de cumplimiento espontáneo” que consiste en hacer rectificaciones a los pedimentos por una única ocasión, siempre y cuando la autoridad no haya iniciado facultades de comprobación.

Aclaró que la detección de inconsistencias en lo pedimentos derivan de la práctica de auditorías preventivas y pese a ello, algunas empresas prefieren no hacer las modificaciones por temor de alertar al SAT y que este inicie una auditoría. Sin embargo, mencionó que el no corregir a tiempo los errores podría ser más complicado en caso de que se inicie una visita domiciliaria o auditoría electrónica.

La especialista en temas aduaneros expuso que también existe la Carta Invitación, mediante la cual la autoridad invita al contribuyente a corregir su situación fiscal previo al inicio de las facultades de comprobación, es decir, que brinda a las empresas la oportunidad de subsanar las fallas que pudiera tener para evitar inspecciones y sanciones.

Por otro lado, detalló que las inconsistencias más comunes que se encuentran en las empresas auditadas son:

  • Campo 16 del pedimento, o bien, Valor Agregado.
  • Incorrecto uso de Incoterms.
  • Anexo 24 desactualizado.
  • Transferencias virtuales que no cumplen con las RGCE, plazos de permanencia y obligaciones fiscales.
  • Domicilios no inscritos o activos en el RFC.
  • Retorno de mercancías durante las facultades de comprobación.

Aunado al último punto, la expositora indicó que otro de los esquemas más destacados de autocorrección es la regularización de mercancías que aplica a cualquier bien de procedencia extranjera, incluso si es una importación temporal vencida. Puede llevarse a cabo incluso iniciadas las facultades de comprobación, a menos que el bien en cuestión haya pasado a propiedad del fisco federal.

Asimismo, mencionó que puede tramitarse un Acuerdo Conclusivo ante la Prodecon cuando se está de acuerdo con las observaciones de la autoridad y se puede condonar el 100% de las multas cuando se realiza por primera ocasión. El objetivo de este esquema es llegar a una conclusión rápida sin llegar a otras instancias que involucran litigios.

Por último, Estrada Aguirre recomendó dar una revisión a los cambios que trae consigo la primera resolución de modificaciones a las RGCE para 2020 ya que se eliminan algunos beneficios para las IMMEX que tienen Certificación IVA e IEPS en el cumplimiento de las obligaciones aduanales o de importaciones temporales.

leave a reply