Jornaleros agrícolas ponen a prueba obligaciones laborales de EU en el T-MEC

Un grupo de 6 trabajadores de migrantes mexicanos demandó a la empresa de Estados Unidos, Four Star Greenhouse por el delito de trata (trabajo forzoso) y esperan que el Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) sea una oportunidad para actuar en materia laboral, señaló Benjamin R. Botts, director Jurídico del Centro de los Derechos del Migrante (CDM), organización que lleva este caso.

Los jornaleros migrantes sufren violaciones a sus derechos laborales y eso habla de las fallas en los programas de migración laboral. Por ello, el nuevo acuerdo indica que cada país debe eliminar todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio, mencionó.

El jurídico dijo que los seis trabajadores fueron reclutados en México por un contratista que tiene antecedentes de violación a los derechos de los trabajadores y a pesar de ello, Four Star Greenhouse siguió empleando sus servicios de subcontratación.

Los mexicanos viajaron con visas H-2A, trabajaron en los invernaderos de esa empresa sin recibir salario, al reclamarle al contratista, los llevaron a comprar cosas a un supermercado, al llegar, agentes de migración ya los esperaban, los detuvieron y por varias semanas permanecieron en un centro de detención, para finalmente ser deportados a México, detalló el director.

Subcontratación migrante

En el trabajo temporal de Estados Unidos no hay forma de que se garanticen los derechos laborales, sólo algunas empresas e intermediadores los respetan y si los empleados reclaman pueden sufrir represalias, subrayó Benjamin Botts.

El estatus legal de quienes laboran con la visa H-2A depende de sus empleadores, no tienen libertad de movimiento, sufren violaciones a sus derechos laborales, no pueden buscar un mejor empleo y la única opción es aguantar o regresar a México, puntualizó.

El modo de operación de estas empresas estadounidenses es el siguiente: Acuden a un contratista de mano de obra mexicana alegando que en su país no encontró, éste lleva a trabajadores a Estados Unidos por unos meses a laborar únicamente a la empresa que lo contrata, donde si los despiden, serán deportados y cuando se demanda a la compañía, responde que ella no empleó a nadie, que eran empleados del contratista, explicó.

Abandonados en la pandemia

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), señala que el trabajo forzoso se realiza de manera involuntaria, bajo amenaza de una pena, con intimidaciones para que sigan laborando por medio de una deuda manipulada, retención de documentos de identidad o amenazas de denuncia a las autoridades de inmigración.

El director Jurídico del CDM apuntó que este caso es uno entre muchos en la Corte y que muchos no denuncian por el temor a represalias, principalmente porque no tienen los recursos económicos para hacerlo.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) anunció en junio que prepara denuncias por discriminación laboral en Estados Unidos, porque el trabajo forzoso del que son víctimas los migrantes es uno de los grandes problemas.

Estados Unidos mantuvo las visas H-2A, con la que viajan los jornaleros, pues las actividades agrícolas son esenciales en medio de la pandemia. Sin embargo, nada se ha hecho para protegerlos de los riesgos de infección del virus.

Con información de Factor Capital Humano.

leave a reply