Las IMMEX deben regularizarse para no perder certificado

Las empresas que cuentan con el programa de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicio de Exportación (IMMEX) deben regularizarse para no perder los beneficios que éste les ofrece para la realización de trámites aduaneros y exención de impuestos, comentó Fernando Acosta, socio director de Grant Thornton, Tijuana.

Destacó que este programa no solo ha sido aprovechado por empresas ubicadas en la frontera norte del país, sino que también cuentan con él algunas empresas que pertenecen al sector de servicios.

Aunado a lo anterior, indicó que hay 3 tipos de IMMEX en México:

  • Toll manufacturer: No asume riesgos ni funciones (maquiladora pura), ni es dueña de la maquinaria, ni de sus inventarios.
  • Contract manufacturer: Trabajan bajo contrato, son dueñas de la maquinaria y no de los inventarios (están en el sur de México, son de industriales o de servicios).
  • Full manufacturer: Son plenamente fábricas, dueñas de sus inventarios y de su maquinaria.

El expositor apuntó que durante la actual administración federal, la autoridad aduanera y fiscal se ha puesto muy estricta en la aplicación de la normatividad, haciendo una inminente fusión entre el área fiscal contable y de comercio exterior de las empresas, por lo que deben poner mucha atención en los procesos para evitar sanciones.

Es así que recomendó que las empresas que cuentan con programa IMMEX industrial y sean de servicios, realicen el cambio de forma inmediata, pues podrían tener problemas con la autoridad. De tal modo, es de suma importancia en el tema de la contabilidad definir el giro de la compañía.

Con relación a la devolución al extranjero de importaciones temporales, el socio de Grant Thornton refirió que las empresas IMMEX que además tengan Certificación IVA e IEPS cuentan con hasta 36 meses para exportar la materia prima en producto terminado;  de no tenerla certificación únicamente cuentan con 18 meses.

En caso de que se exceda dicho periodo de estancia, recomendó llevar a cabo el cambio de régimen de la mercancía, tramitando un pedimento de exportación definitivo antes de que la autoridad detecte la irregularidad, para posteriormente retornarlo, destruirlo o venderlo en México. Esta última opción traería efectos contables con la compra del inventario y pago de impuestos.  

En este sentido, Karla Navarro, gerente de comercio exterior y aduanas de Grant Thornton, especificó que se puede tramitar un pedimento A3 de importación definitiva si las mercancías estén en territorio nacional sin cumplir con el despacho aduanero; si tienen un régimen de importación temporal vencido; para maquinaria o equipo que no tenga documentación legal de importación y en relación a mercancía robada.

Explicó que la base gravable del impuesto general de importación es el valor de las mercancías en aduana (valor de transacción de las mismas más los gastos incrementables), salvo los casos en que la Ley Aduanera establezca otra valoración.

Muchas veces las empresas IMMEX hacen uso del valor de transacción como valor en aduana, sin embargo en los casos en los que existen cargos incrementables que corren por cuenta del importador (como el pago de fletes, seguros y maniobras en el extranjero) y no son declarados en el pedimento, es que  la autoridad puede imponer requerimientos o multas a los contribuyentes, refirió la especialista.

Enlace 2020 también contó con la presentación de la plataforma de I-Xport Web, que trae mejoras generales en la actualización del Derecho de Trámite Aduanero (DTA), prevalidaciones, tarifas, identificadores y con relación al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Consulta el webinar en este enlace.

leave a reply