Saturación de trabajo y abuso de reuniones web, desventajas del home office

El confinamiento para evitar el contagio de Covid-19 obligó a las empresas a trabajar remotamente. Sin embargo, el  esquema de home office trajo una saturación de trabajo, un abuso de reuniones en plataformas web y además, carece de capacitación tecnológica; por lo que estos aspectos negativos deben ser considerados para evitar problemas en los procesos operativos, advirtió Arturo Rosales, gerente de Finanzas de la plataforma inmobiliaria Homie.mx.

El laborar en casa tiene sus ventajas como ahorrar gastos de transporte, tiempo o comida en la calle, pero en caso contrario, aumentó el cobro de servicios (agua, internet, electricidad) que incluso puede ser que se gaste más, expresó.

Algunos empleados no están acostumbrados a trabajar desde casa, lo cual puede afectar la productividad del trabajador en la empresa, por ello requiere una capacitación constante, ya que muchos no están familiarizados y puede ser una limitante para conseguir objetivos laborales.

En medio de la pandemia es importante que las empresas se digitalicen de manera urgente con aplicaciones o programas especiales desde un punto de vista del producto, financiero y de servicio al cliente, por lo que si no se reinventan pueden ver pérdidas en sus ingresos.

Resiliencia laboral

El realizar un buen home office, no sólo dependerá de la implementación digital, sino que también de la adaptación del trabajador de laborar desde casa, esto se reflejará en la producción de las empresas, que les permitirá también reducir sus costos operativos y administrativos.

Para las empresas que no cuentan con tecnología desarrollada, su producción dependerá de la habilidad que tengan sus trabajadores para adaptarse sobre todo en industrias como la educativa.

El teletrabajo es un arma de doble filo y es una diversificación de escenarios que pueden suceder, desde el punto de vista de los empresarios, de decisiones difíciles que pueden impactar la supervivencia de la compañía y del trabajador, indicó.

Con información de El Economista.

leave a reply