Importadores deben gestionar certificación de origen del T-MEC para evitar afectaciones financieras

Con la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), los certificados de origen emitidos en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) dejaron de tener validez para aplicar trato arancelario preferencial en la importación de mercancías al  país originarias de la región. Por lo tanto, de no gestionar correctamente las certificaciones de origen conforme al nuevo acuerdo comercial, los importadores deberán pagar el Impuesto General de Importación (IGI), comentó la directora del comité técnico de INCOMEX, Lorena Beltrán Noriega.

Lo anterior fue expuesto durante una sesión informativarealizada en la plataforma ZOOM en coordinación con la empresa I-Xport, a fin de orientar a las empresas y ejemplificarles el impacto económico que podrían tener de no apegarse a lo establecido en el tratado comercial que entró en vigor el 1 de julio de 2020.

Si bien el T-MEC no establece un formato definido para comprobar que las mercancías que se transportarán por las aduanas son originarias de un país parte, el documento debe contener los siguientes datos: certificación de origen, certificador, exportador (de ser distinto al certificador), productor(de ser distinto al certificador o al exportador), importador, descripción y clasificación arancelaria de la mercancía, criterio de origen, si se ampara un solo embarque o un periodo global, así como la firma autorizada y fecha del certificado.

La directiva de INCOMEX comentó que algunos importadores no han recibido las certificaciones de sus proveedores, lo que en caso de una verificación de origen, puede ocasionarles severas afectaciones monetarias por omisión en el pago del IGI, dependiendo de las cantidades y costos de las mercancías a importar.

Es importante mencionar que, a la lectura del capítulo de procedimientos de origen del T-MEC, se puede esperar un mayor esfuerzo por parte de las autoridades de los tres países en la verificación de las certificaciones de origen.

En ese sentido, se  mostraron ejemplos de importaciones reales, identificando el IGI exentado bajo el amparo del TLCAN, recurso que de no contar con certificaciones de origen debería ser pagado con el T-MEC en vigor.

Beltrán exhortó a los importadores de todos los sectores a solicitar a sus proveedores el envío de las certificaciones de origen de las mercancías originarias del T-MEC para mantener un trato arancelario preferencial y evitar afectaciones económicas no contempladas.

También, emitió recomendaciones para el cumplimiento en las prácticas de comercio exterior, como revisar que las fracciones arancelarias sean correctas y siempre se utilice para el mismo  número de Parte, revisar las reglas de origen que aplican a sus productos para confirmar si hubo cambios o no, confirmar el formato de Certificación T-MEC a utilizar y mantener comunicación con sus proveedores.

Consulta la sesión informativa en este enlace: https://bit.ly/3gn2FQ4.

leave a reply