T-MEC arranca motores en un entorno de crisis y pandemia

La subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía (SE), Luz María de la Mora, señaló que la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) se da en un contexto retador pero lleno de oportunidades.

La administración del presidente Donald Trump impulsó políticas proteccionistas, realizó escaladas comerciales de aranceles contra sus principales socios, tal es el caso de China con quien ya había tensiones antes de la pandemia de Covid-19, lo que afectó los flujos comerciales y las cadenas globales de valor.

Por otra parte, el Brexit generó tensiones en Europa y a nivel global, pero la ‘gota que derramó el vaso’ fue el coronavirus, por el confinamiento y el cierre de actividades económicas, que repercutirán en la reducción de 3% del crecimiento económico mundial este año, aunque el pronóstico podría ser más dramático, indicó la funcionaria.

El Banco de México estimó que la contracción del Producto Interno Bruto (PIB) de México será de entre 4.6 y 8.8% en 2020, mientras que el Fondo Monetario Internacional (FMI) apuntó que la caída será de 10.5%.

Contexto apretado

El T-MEC inicia en un ambiente difícil para América del Norte, en donde las exportaciones podrían disminuir de 17 a 41%, según estimó la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El nuevo acuerdo entra en un contexto retador, entre disputas comerciales y los efectos de la pandemia, pero es un instrumento muy poderoso para poder avanzar, ya que ofrece certidumbre, reglas claras, libre comercio y preservar la integración de la región, aseveró la subsecretaria.

El impulso al comercio exterior, generar cadenas de proveeduría y aprovechar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs), serán el motor de la recuperación de la economía nacional.

Puntos para México

Kenneth Smith Ramos, exnegociador del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), señaló que la negociación del T-MEC fue positiva para México en un balance general.

De los 34 capítulos del nuevo acuerdo, 10 son de nueva generación; aduanas y facilitación del comercio (capítulo 7); anexos sectoriales (12); comercio digital (19); laboral (23); medio ambiente (24); pequeñas y medianas empresas (25); competitividad (26); anticorrupción (27); buenas prácticas regulatorias (28) y política macroeconómica (34).

Entre los aspectos positivos, el especialista resaltó que se logró mantener y fortalecer los mecanismos de solución de controversias, lo que brindará certeza jurídica.

La oportunidad está en sectores agro y automotriz

En el T-MEC, México tiene la oportunidad de fabricar productos de manufacturas que hoy en día se importan de Asia, sobre todo en el sector autopartes, indicó Fernando Ruiz Huarte, director general del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (COMCE).

Añadió que será de vital importancia darles un valor agregado a los productos de manufactura para poder ser más competitivos y promover la inversión local.

Para el presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), Bosco de la Vega, el sector primario de la economía fue muy beneficiado con el TLCAN y espera que también lo sea con el T-MEC, por lo que es una gran oportunidad para avanzar de manera acelerada, comprometida y profunda.

Traer de regreso a Asia, gran reto para las cadenas de valor

Ricardo Ramírez Hernández, presidente de la Comisión de Comercio y Políticas de Inversión de la International Chamber of Commerce (ICC) de México, puntualizó que el país debe prepararse para la reubicación de empresas chinas en México y aprovechar nuevas oportunidades de proveeduría como en plástico, metal estampado, fundición, caucho y componentes pequeños.

El directivo afirmó que es un buen momento para explotar la robótica, el Internet de las cosas, la realidad virtual, el blockchain, la inteligencia artificial, la realidad aumentada y virtual, la impresión 3D y los drones en las empresas mexicanas.

Con información de El Financiero.

leave a reply