Crisis del Covid-19 acumula destrucción de 875 mil empleos en siete semanas

La Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) estimó que la emergencia sanitaria por el Covid-19 en México destruirá 744 mil 225 puestos de trabajo en abril, que se sumarán a los 130 mil 593 empleos perdidos en marzo, acumulando 874 mil 818 plazas formales destruidas.

La mayor pérdida de empleo se ha dado en quienes ganan de 3 mil 745 y 7 mil 490 pesos mensuales (1 a 2 salarios mínimos), seguido de los trabajadores que ganan más de 5 salarios mínimos detalló el organismo.

En medio de crisis financiera de 2009, en abril la pérdida de plazas laborales fue de 60 mil 218 en su variación mensual, por lo que el número de empleos formales cancelados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en abril 2020 sería el más grande.

Crisis de largo plazo

El impacto de la pandemia en el mundo laboral será de largo plazo y a México le podría costar la pérdida de hasta 14.4% de sus plazas de trabajo formales, una destrucción de 2.9 millones de empleos, estima el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Por ello, el BID proyecta tres escenarios:

  • Crisis de corto plazo. 5 millones de empleos formales perdidos en la región. Sólo 2 veces más que la crisis mundial del 2009 y el coronavirus estaría pasando en el segundo semestre del 2020.
  • Crisis de mediano plazo. Más de 9.3 millones de empleos formales perdidos en la región. Aquí la mejora sanitaria llegaría hasta finales de 2020, lo que provocaría la caída de 10% del PIB.
  • Recesión prolongada. 17 millones de empleos formales perdidos en la región. La recuperación económica podría ser en el mediano plazo y la caída del PIB sería de 15%.

Transferencias y rescate de empleos

Para mitigar los efectos de la crisis sanitaria en el empleo es necesario implementar dos frentes, la caída de los ingresos laborales y la destrucción del empleo, señaló Carolina González, especialista de la División de Mercados Laborales del BID.

Las familias están disminuyendo sus ingresos laborales y requieren de transferencias monetarias para garantizar su sustento y ayudarle a cumplir con la medida de quedarse en casa, agregó.

“Evitar el desempleo es más que ampliar las transferencias monetarias a los más pobres”, según Carolina González. “Se requieren de políticas de manera explícita para mantener los empleos”.

Sin embargo, reconoció los retos de su implementación son la disponibilidad fiscal de cada país, la focalización y la administración.

Con información de Factor Capital Humano.

leave a reply