2019 cerró como el año con mayor precarización laboral histórica

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 19 de cada 100 personas ocupadas del país durante 2019, se encontraban trabajando en condiciones precarias en términos de jornada laboral, de nivel de ingresos o de una combinación de ambos factores.

De acuerdo con la información del organismo estadístico, en el primer trimestre de 2019, la Tasa de Condiciones Críticas de Ocupación se ubicó en 17.9%, para el segundo trimestre ascendió a 19% y para el tercero a 19.5%; al cierre del año se colocó en 19.4%.

Con base en lo anterior, el porcentaje de trabajadores en condiciones de precarización laboral incrementó de manera pronunciada en sólo un año; se ubicaba en 15.45% al cierre de 2018, es decir, hubo un crecimiento de casi 4 puntos porcentuales en este indicador.

Cabe destacar que los trabajadores que tienen una jornada más larga son aquellos que también perciben menos ingresos; el 30% de quienes trabajan jornadas de 49 a 56 horas por semana perciben como máximo dos salarios mínimos al mes.

La ENOE también mostró que la Tasa de Ocupación Parcial y Desocupación, mostró un incrementó de 0.5% de 2018 a 2019, pasando de 9.0% de los económicamente activos a 9.5%; mientras que la Tasa de Subocupación mantuvo un promedio de 6.9%.

Informalidad cayó 3.8 puntos en una década

Por otra parte, en los últimos 10 años la informalidad laboral pasó de 60% en 2009 a 56.2% al cierre de 2019.

La informalidad laboral no sólo es otra forma de precarización, también vulnera a los trabajadores en otras esferas sociales, como la salud, la seguridad social y la recreación, señala información de El Economista.

Este indicador señala la población ocupada que no cuenta con afiliación laboral conforme a la leyes laborales, ya sea por la naturaleza de la unidad económica para la que trabaja o por el tipo de ocupación que realiza. En su mayoría no cuentan con sistemas de seguridad social contributivos, prestaciones laborales, contratos establecidos e incluso pueden no tener acceso a instituciones de salud.

Esta problemática se intensifica para los trabajadores con niveles bajos de ingresos, durante 2019 el 60% de los trabajadores que percibían como máximo dos salarios mínimos al mes no tuvieron ninguna prestación social. Esa proporción era de 48% hace seis años.

El medio de comunicación apunta que estas cifras reflejan la intensificación de las precarización laboral. Cada vez son más los trabajadores más pobres que no tienen acceso a prestaciones básicas de ley como el acceso a instituciones de salud.

Con información de El Economista.

leave a reply