Capacita INCOMEX a empresas IMMEX sobre manejo de desperdicios

La Asociación Nacional INCOMEX, llevó a cabo el curso “Manejo de desperdicios en empresas IMMEX” con el fin de brindar orientación a las empresas con Programa de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (IMMEX) sobre las formas adecuadas de tratar los residuos de sus operaciones.

El director de INCOMEX, Alejandro Márquez Solano, dio a conocer que de acuerdo al artículo 2 de la Ley Aduanera, se consideran como mermas a los materiales que se consumen o pierden en el desarrollo de los procesos productivos y cuya integración al producto no pueda comprobarse; y desperdicios a los residuos de las mercancías después del proceso al que sean sometidas.

En este sentido, detalló que los desperdicios son: los generados en procesos productivos, materiales de envase o empaque, mercancías dañadas, mercancías accidentadas, mercancías obsoletas o rechazadas, así como aquellas mercancías que no puedan ser utilizadas con el fin para el que fueron importadas.

Destacó que de acuerdo con el artículo 109 de la Ley Aduanera, las mermas y desperdicios de las mercancías no se consideran importaciones definitivas a menos que se destruyan o se cumpla con las disposiciones que marca el citado reglamento.

Por lo anterior, las empresas con programa IMMEX deben de dar un tratamiento a los residuos resultantes de los procesos realizados con insumos que son ingresados al país como importaciones temporales y reportarlo ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Para cumplir con esta normatividad, tanto la Ley Aduanera (LA), su reglamento, así como las Reglas Generales de Comercio Exterior (RGCE) establecen el marco normativo para el manejo de desperdicios, pudiendo referir de manera general, Artículos 94 y 109 de la Ley Aduanera; 142 y 171 del Reglamento de la Ley Aduanera y RGCE 1.6.9., 4.3.5. y 4.2.17, expuso Alejandro Márquez.

Durante el curso explicó a detalle el contenido en la normatividad citada, así como los procedimientos que se deben de llevar a cabo, según corresponda; haciendo especial énfasis en que los contribuyentes tienen que comprobar que las mercancías estén efectivamente en una condición de desgaste, obsolescencia, o bien, que no puedan ser utilizadas con el objetivo para el que fueron importadas.

“Lo importante es poder comprobar la rastreabilidad de los desperdicios y qué destino es el que se le está dando a estas mercancías que se siguen considerando como importaciones temporales”, recalcó Márquez Solano.

Aunado a lo anterior, las empresas IMMEX que realicen alguna operación de manejo de desperdicios deben informar al SAT a través de los descargos pertinentes dentro del control en el Anexo 24, los cuales dependerán del tipo de desperdicio o merma que se vaya a operar.

De esta manera en los casos de exportación, si se trata de materias primas, partes y componentes por obsolescencia, o bien insumos dañados o destruidos en planta o en transporte, se consumirán directamente como mercancías “en su mismo estado”; mientras que para los productos terminados que sean considerados como desperdicios por control de calidad, destrucción en planta o transporte, se aplicará el consumo de los materiales utilizados.

En tanto que para el manejo de activos se utilizará el descargo específico sobre los pedimentos de importación de la maquinaria o equipos para darle destino aduanero y en su caso, el posterior tratamiento fiscal contable como desperdicios.

Una vez explicado lo anterior, Márquez Solano reiteró la apertura de la Asociación Nacional INCOMEX para atender las dudas y brindar orientación a las empresas sobre este y otros temas relacionados al programa IMMEX y operaciones de comercio exterior en general, con el objetivo de que estén al tanto y cumplan con la normatividad marcada por la autoridad.

leave a reply