Miscelánea Fiscal no tendrá un impacto recaudatorio inmediato: Ernst & Young

De acuerdo con la consultoría Ernst & Young (EY), la Miscelánea Fiscal que contiene el Paquete Económico para el 2020 no tendrá un impacto recaudatorio inmediato ni significativo al proponer una captación fiscal en el orden de los 3 billones 499 mil 425 millones de pesos (mdp), un incremento de 2% con respecto a los 3 billones 311 mil 373 mdp aprobados para este año.

Al descartar que exista un terrorismo fiscal, el socio líder de Impuestos y Servicios Legales de EY, Óscar Ortiz, destacó que la miscelánea se enfoca en fiscalizar puntualmente a los contribuyentes cautivos con normas más cuidadosas para asegurar el cumplimiento de las obligaciones fiscales.

Precisó que si bien, no se dará como tal un aumento en los impuestos, sí significará un mayor costo para los contribuyentes vigilar su cumplimiento adecuado, lo cual supondrá una mayor carga administrativa y mayores controles para no caer en ningún supuesto en donde la autoridad pueda imponer una sanción o castigo severo.

El socio de EY declaró que a pesar de que es necesario atacar las malas prácticas fiscales, las modificaciones que trae consigo la reforma contra las empresas factureras “puede poner en jaque a varias empresas”.

Economía digital

Por su parte, el socio líder de Impuestos Internacionales de EY, Koen van’t Hek, manifestó que pareciera ser que el gobierno quiere esperar a los resultados y el análisis de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) para gravar con el Impuesto sobre la Renta (ISR) las plataformas digitales.

Por el momento, sólo se hace énfasis en gravar con el Impuesto al Valor Agregado (IVA) las transacciones que se realizan en las plataformas, así como cobrar el ISR únicamente a los trabajadores que presten sus servicios dentro de las plataformas, mas no a las ganancias de las empresas.

En este sentido, explicó que el ISR es un tema más complejo que requiere un acuerdo internacional multilateral de cómo gravar a las plataformas digitales que ofrecen sus servicios en diferentes países.

La economía digital no sólo es un reto para el fisco mexicano, sino que también lo es a nivel internacional y se debe a que estas empresas muchas veces no residen físicamente en el país en donde generan ingresos, hacen negocio con activos intangibles, o bien, hacen uso de los datos personales de los usuarios, por lo cual logran trasladar sus beneficios y pagar una tasa de impuestos mucho menor; comentó.

Koen van’t Hek agregó que la OCDE delineó un documento para las 129 jurisdicciones que se encuentran dentro del marco inclusivo para la implementación de las medidas sobre la erosión de la base, el cual busca llegar a un consenso y para finales del 2020 lograr que se grave la economía digital.

Con información de El Economista.

leave a reply