Estados Unidos pierde atractivo para la inversión extranjera

Después de alcanzar un máximo de 440 mil millones de dólares (mdd) en 2015, la Inversión Extranjera Directa (IED) en Estados Unidos ha disminuido significativamente para llegar a los 296 mil mdd en 2018 a consecuencia de las políticas comerciales independientes del presidente, Donald Trump, la incertidumbre económica y la desaceleración general del crecimiento global han frenado el flujo de dinero extranjero hacia Estados Unidos.

El declive puede observarse en varias medidas de datos gubernamentales y privados de Estados Unidos y el extranjero. El mayor descenso de dinero entrante es de China, señala Expansión.

Gary Hufbauer, miembro del Peterson Institute for International Economics, señaló que las empresas de propiedad extranjera pagan más, gastan más en investigación y desarrollo, y producen más exportaciones que las empresas comparables de propiedad estadounidense.

Además, Trump ha inyectado incertidumbre en relaciones de larga data entre Estados Unidos y algunos de sus socios comerciales más importantes. Contrario a lo que se pudiera creer, los aranceles sobre las importaciones ahuyentan a las empresas debido a que aumentan los costos de los suministros para fabricar sus productos.

Y aunque el presidente Trump ha afirmado, en repetidas ocasiones que la inversión extranjera está aumentando, la realidad es que hay menos IED en Estados Unidos.

Cabe destacar que grandes cantidades de dinero extranjero están entrando en la deuda estadounidense. En el primer trimestre de 2019, la inversión en bonos estadounidenses aumentó en 144 mil mdd, en gran parte porque en tiempos de incertidumbre del mercado, los inversores ponen dinero en bonos.

Al mismo tiempo, las compras de acciones estadounidenses por parte de inversionistas extranjeros se redujeron. En el primer trimestre de este año, los inversores extranjeros vendieron 206 mil mdd más en acciones estadounidenses de lo que compraron, aunque fueron caídas relativamente menores en comparación con los billones de dólares que aún mantenían.

Respecto a la IED, las cifras tampoco cuentan la compra de bienes inmuebles por parte de individuos extranjeros. Hay indicios de que esas compras de bienes raíces también están disminuyendo.

Un seguimiento regular de las inversiones extranjeras desde China a Europa y a Estados Unidos realizado por el consultor Baker McKenzie y por Rhodium Group, muestra que solamente hubo una inversión de 3 mil 300 mdd de China a Estados Unidos durante el primer semestre de este año, un 88% menos que el punto más alto alcanzado en los últimos seis meses de 2016.

Lo anterior se deriva de las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos. Un cambio en la política del gobierno chino también limitó la cantidad de dinero que las empresas chinas poseen para hacer inversiones en todo el mundo, apuntó Rod Hunter, socio de Baker McKenzie.

Con información de Expansión.

leave a reply