C.H. Robinson advierte impactos por guerra comercial EU-China

El proveedor global de servicios de logística y transportación multimodal, C.H. Robinson, advirtió sobre los posibles impactos de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que directa o indirectamente deben atender los profesionales de la cadena de suministro y logística de las empresas.

En este sentido, el director de Asuntos Gubernamentales para C.H. Robinson y su división Global Forwarding, Jason Craig, consideró que una de las principales consecuencias que las compañías deben considerar es el impacto en el flujo de efectivo ya que han sido impactadas por el aumento de las tasas arancelarias de ambos países en los últimos seis meses.

Para los exportadores estadounidenses, las ventas en China han bajado, lo que resulta en restricciones de flujo de efectivo por el lado de los ingresos; mientras que para los importadores, los pagos de aranceles han aumentado sustancialmente en ciertos productos, lo que lleva a un consumo de flujo de efectivo mucho mayor que impacta los costos.

A fines de 2018, muchos importadores estadounidenses adelantaron inventario en previsión de posibles aumentos arancelarios que se aplicaron hasta el 10 de mayo y ya se ha comenzado a hablar de una próxima ronda hacia septiembre, conocida como la Lista 4.

Esta nueva lista afectaría a casi todos los productos fabricados en China que actualmente no están impactados y podría implementarse si la tensión comercial entre ambos países continúa, señala Revista T21.

Cambios en los flujos de carga nacionales de Estados Unidos

Una de las repercusiones adicionales de la guerra comercial entre Estados Unidos y China que no ha recibido tanta atención es el impacto de la disputa en los patrones de carga estadounidenses, se han interrumpido algunas rutas de camiones en Estados Unidos.

Además, el cerdo y el pollo congelados, típicamente exportados a China, han sido enrutados para almacenamiento en frío doméstico, lo que reduce la capacidad de transporte refrigerado en el territorio.

Ahora que el costo de importación desde China ha aumentado, a las compañías les puede resultar más barato completar el producto con un inventario pre-arancelario desde un almacén a mil millas de distancia.

Ante esto, Jason Craig indicó que, para México, el conflicto comercial entre estas dos grandes potencias económicas puede generar algunas oportunidades coyunturales, pero una continua afectación de la demanda de importaciones en general puede acarrear una desaceleración económica global que las compañías deben también considerar.

Con información de Revista T21.

leave a reply