Impuestos a las grandes tecnológicas, el reto en materia fiscal

El modelo empresarial del siglo XXI tiene como principal reto fiscal el gravar a la economía digital, enfatizó la jefa del departamento de Justicia Fiscal de Oxfam, Susana Ruíz, refiriéndose a grandes tecnológicas como Google, Apple, Facebook y Amazon.

“Si bien este tema está en la agenda de organismos como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el G20, aún no se ha concretado un modelo a seguir para que las administraciones tributarias puedan gravar a estas empresas, las cuales generan utilidades millonarias”, informó El Economista.

La experta recordó que actualmente no se establecen aranceles a las grandes tecnológicas porque el sistema fiscal internacional está basado en elementos arcaicos de hace 100 años, el cual establece que para pagar impuestos en un país hay que tener presencia física en este.

“Estamos pasando de una economía en donde el valor se centraba en la producción física a una en donde la marca y patente tiene un valor más importante y se puede deslocalizar en cualquier territorio. Muestra de ello es que las corporaciones están presentes, virtualmente, en cualquier parte del mundo, y pueden colocar sus ganancias en territorios de baja tributación”, indicó.

Actualmente la economía digital representa el 15% del Producto Interno Bruto (PIB), pero para los próximos 5 o 10 años, podría alcanzar 25%.

La OCDE identificó tres retos fiscales:

  1. Que dichas empresas pueden tener actividad en diferentes países sin tener presencia física.
  2. La dependencia de las compañías respecto a los activos intangibles.
  3. El uso de datos personales de los usuarios.

De lograrse la tributación a las empresas digitales, se evitarán retrocesos de avances en materia de salud, educación y vivienda a falta de inversión social, advirtió la abogada e integrante de la Comisión Independiente para la Reforma de la Tributación Corporativa Internacional, Magdalena Sepúlveda.

“Los analistas refirieron que el sistema fiscal actual, a nivel mundial, es obsoleto e injusto. Obsoleto porque no ha logrado gravar de manera adecuada los intangibles y las bigtechs, e injusto por la evasión y elusión fiscal”, destacó el medio.

Sepúlveda expresó que el sistema fiscal es injusto, que recarga la carga impositiva de las multinacionales a las pequeñas y medianas empresas, incluso que afecta al resto de la ciudadanía a través de impuestos indirectos regresivos como el IVA.

Con información de El Economista

leave a reply