Punto de Inspección Fitozoosanitario de Tijuana agiliza logística del Sector Agropecuario

 

-Evita dispersión de plagas en el país

 

El Punto de Inspección Fitozoosanitario de Tijuana es trascendental para que aquellos productos perecederos que entran al país crucen con la certificación necesaria y puedan ser llevados a su destino, cumpliendo las normas aplicables y evitando la dispersión de plagas y enfermedades en territorio nacional. Esto, gracias a la revisión de calidad de la mercancía, de la infraestructura necesaria para llevarlo a cabo y el capital humano especializado.

 

Se trata del primer punto de inspección en el estado de lado mexicano, para vegetales y cárnicos, se inauguró en 2015 por el entonces secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación  (SAGARPA), Enrique Martínez y Martínez, desde entonces funciona para el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA).

 

De acuerdo con el agente aduanal Paúl Martínez, existen importantes avances desde que iniciaron operaciones. Se ha facilitado la facturación y se han reducido los tiempos de revisión por parte de los médicos e inspectores del SENASICA. Como resultado genera mayor eficiencia en el gasto y más eficacia en la logística de las empresas del sector agrícola.

 

Además, se minimiza el riesgo en el comercio de mercancías agropecuarias con todo el mundo, lo que da mayor garantía de cumplimiento a las empresas.

 

 “Yo checo que tenga pago de impuestos, declaración de importador, el producto sale de la aduana se va al punto de inspección, lo recibe el médico y le liberan el  certificado”, comentó.

 

En el lugar hay 15 puertas para registrar embarques, con tres bodegas de almacenamiento y espacio para 150 camiones de producto. En total al año pueden ser revisados hasta 5000 cargas.

El proceso de inspección es el siguiente:

 

La carga es liberada y llevada a revisión mientras se realiza el trámite en recepción, posteriormente, en un área de sanitización, el médico de la SENASICA inicia la inspección.

 

La primera área es la Fitosanitaria para productos secos, como la almendra, pistaches y otros granos.

 

La segunda es la fitosanitaria para productos frescos, como frutas y hortalizas.

 

La tercera es la Fitozoosanitaria, donde llegan carnes y sus derivados. Es el área más fría.

 

Todas las áreas cuentan con los espacios y equipos necesarios, señalados en la normatividad en materia fitozoosanitaria, se conservan en las condiciones de higiene óptimas y temperatura que oscila entre los 3 y 10 grados centígrados, para no afectar la mercancía.

 

“El porcentaje de rechazos a nivel nacional de productos del sector agropecuario que entran de frontera norte es menos de 2% o 3% anual, de un potencial de carga de varios miles de camiones de diferentes productos, es mínimo, no valí a la pena y no repercutía tenerlo todo de lado Americano, al contrario, desarrolla mano de obra de lado mexicano, regirte de condiciones sanitaria que país representa, qué lleva a ver, en cuatro años hemos tenido 3 rechazos de mercancía las cuales, el procedimiento marcado, ya que lo rechazan, tiene 24 horas para rechazarlo y la aduana americana no nos genera ningún proceso, ningún marco que no, salvo que sea una plaga extrema, se actúa de forma inmediata que incinerarían mercancía y no ha habido un caso así en 10 años a nivel nacional” explicó el agente aduanal.

 

Tijuana es el centro captador ideal para el sector agropecuario, que repercute de forma positiva en los estados vecinos y al sector hotelero de Baja California Sur, que ha estado en notable crecimiento durante los últimos años.

Comparte este articulo