En el TLCAN faltan avances sustanciales

 

Alejandro Gómez Tamez, director general del Grupo Asesores en Economía y Administración Pública, y analista cercano al proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), es crítico ante este y menciona que, aunque existen avances en diversos temas, aún no hay una evolución sustancial.

 

“Hay varios capítulos cerrados como mejora regulatoria, anticorrupción, pequeñas y medianas empresas. Pero el problema es que los temas más importantes, los temas que preocupan como reglas de origen, la cláusula de extinción, los procesos de imposición de aranceles de manera arbitraria a los productos agropecuarios, los temas textiles, esos no han sido resueltos y eso es lo que preocupa. Entonces, pues es positivo que nadie se haya levantado de la mesa, es positivo que varios capítulos se estén cerrando. Pero los temas sustanciales están estancados.

 

El también presidente ejecutivo de la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG), calificó como imposible que la renegociación entre Estados Unidos, Canadá y México concluya en una octava ronda, sin embargo, dijo que el trabajo de cabildeo de los sectores privados de los países involucrados ayudará a que se haga una pausa por el proceso electoral de México, continuando con las mesas de trabajo en el mes de julio.

 

Esto no significa que no se vaya a hacer absolutamente nada durante los meses de abril, mayo y junio. Yo me imagino que van a realizar algún tipo de trabajo interregional pero que las rondas formales van a regresar después de las elecciones en México. Y que probablemente van a fijar un nuevo calendario para trabajar durante julio, agosto y septiembre. Esa es mi especulación de lo que yo creo que va a suceder”.

 

El analista evaluó que hoy, con este camino recorrido por los tres países, la probabilidad de que el TLCAN no avance, se calcula en un 30 por ciento. No obstante, esto dependerá de lo que cada nación pueda ceder, por ejemplo, que México acepte elevar el porcentaje de contenido regional en sectores como el automotriz, si bien no en magnitudes como las demandadas por Estados Unidos. Por ejemplo, que pase de 65.2 por ciento a un 70 o 75 por ciento.

 

“Entonces, yo creo que ahí México va a acabar cediendo parte y obviamente hay que trabajar para desarrollar la proveeduría nacional de manera que no se vea interrumpido el flujo comercial. En cuanto al tema de querer establecer aranceles a los productos agrícolas en base a su temporalidad, lo veo muy complicado, ahí sí yo creo que el gobierno mexicano debe oponerse totalmente, y no veo manera en que pueda llegarse a un punto medio. Y en cuanto a la cláusula sunset ya habíamos escuchado una contrapropuesta de México, en cuanto al sentido de que, si bien no se tenga que hacer un refrendo como tal cada 5 años, pero que sí se establezcan mecanismos de revisión, pero que esto no implica una cancelación del TLCAN. Entonces, yo creo que sí se puede llegar a puntos intermedios respecto a lo que Estados Unidos está proponiendo, pero aquí es importante que el gobierno mexicano sea inteligente, sea creativo para hacer las correspondientes contrapropuestas que le resulten interesantes a los Estados Unidos”.

 

Gómez Tamez insistió en la importancia de que el equipo negociador mexicano sea más proactivo en la generación de contrapropuestas de negociación.

 

Si ya sabemos que Estados Unidos está haciendo propuestas inaceptables, México tiene que hacer las correspondientes contrapropuestas. Y en ese sentido creo que se ha visto muy lento. Desde, me parece, la tercera ronda se dijo el tema de la regla de origen para el automotriz 85%, pues hasta ahorita, se están sentando con las armadoras para ver si las dejan en 70 o a ver en qué porcentaje las van a dejar. Entonces, creo que México ha sido muy lento en el proceso de hacer contrapropuestas y esperemos que el gobierno mexicano le meta al acelerador”.

 

Saúl Alejandro Ramírez Esparza
Coordinador de Comunicación INCOMEX

Comparte este articulo