¿Cuánto pagaría tu empresa sin el TLCAN?

 

Ante la posibilidad de que las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no vayan por el camino de la modernización, y por el contrario, deje de existir, es necesario que las empresas consideren la exportación hacia Estados Unidos sin las preferencias arancelarias que conlleva el acuerdo, pues con dicha información se genera mayor seguridad entre los exportadores, explicó Lorena Beltrán Noriega, Consejera Nacional de la Asociación Nacional INCOMEX.

 

Descarga aquí el formato para el cálculo.

 

Esta institución ha trabajado en el desarrollo de un esquema para simular el impacto económico para las organizaciones que exportan hacia el país vecino sin el tratado, utilizando para el análisis información real que algunas de ellas, pertenecientes a diversos sectores, proporcionaron.
Beltrán Noriega mencionó que se decidió difundir de manera general dicho esquema a fin de reproducir el conocimiento en beneficio de la totalidad de los contribuyentes que hasta hoy aprovechan el TLCAN para importar a EE.UU. sin pagar el arancel de sus mercancías.

 

Detalló que, de una forma sencilla, mediante un documento de Excel, las empresas pueden llenar, como primera fase, los campos relativos a las fracciones arancelarias que utilizan, el valor comercial de sus exportaciones en pesos mexicanos y dólares estadounidenses, y el arancel aplicable según la tarifa en Estados Unidos (se adjunta el documento). El resultado es el total a pagar en pesos y el total a pagar en dólares sin TLCAN.

 

Como segunda fase, está el módulo “facturación al extranjero”, que corresponde a un desglose de los últimos 12 meses de facturación al corporativo (remesas), o valor agregado, es decir, lo pagado en México.
“Por ejemplo, la empresa en México le hace una factura fiscal a su corporativopor 100 mil dólares porque es lo que gastó en nóminas, renta, luz, agua, en transporte, en todo lo necesario para el funcionamiento de la empresa. Esa es la inversión que está siendo depositada en México”, comentó Lorena Beltrán.
En este segundo cuadro, después de las columnas en la que debe capturarse lo facturado al corporativo, se encuentra el tipo de cambio aplicable a cada uno (por ejemplo: 17.91 pesos por dólar en agosto de 2017, o 19.17 en marzo de 2017). No obstante, para lograr una proyección simulada se habilitó una columna para la estimación del valor del peso frente al dólar en caso de la cancelación del TLCAN, misma que de acuerdo a estimaciones podría depreciarse hasta los 25 pesos. De esta manera, el resultado es el costo de operación para la empresa en México en este escenario.

 

Finalmente, mediante una operación matemática muy simple, las empresas pueden conocer si la diferencia entre el impuesto a pagar y el ahorro generado en lo que envían a México por el tipo de cambio, tiene un balance positivo o negativo para su empresa.
Lorena Beltrán Noriega mencionó que en muchos casos no existe afectación económica directa para las empresas, dado que el arancel a pagar no rebasa el 5 por ciento por fracción arancelaria y no representa un gasto importante considerando el ahorro por la paridad peso-dólar.
Sin embargo, agregó que, en sectores como el textil, cuyas fracciones arancelarias están gravadas en Estados Unidos hasta en un 32 por ciento, la realidad cambia significativamente. De ahí la importancia de que se involucren en este análisis.

 

Para realizar tu análisis, descarga elformato dando clic a este enlace:

 

“Se hace el comparativo, está por un lado el impuesto que tendrían que pagar a la entrada en Estados Unidos sin tratado. Por otro lado, está el comparativo de los dólares que gastan ahorita, lo que gastarían si aumenta el tipo de cambio, y un ejercicio de suma y resta en donde se muestra el ahorro que tendría la empresa, o bien, la inversión adicional que tendrían que hacer si es que el impuesto a pagar en Estados Unidos es mayor al ahorro por el tipo de cambio”.

 

A esta simulación se pueden agregar otro tipo de variables como el MPF para la aduana americana, si tienen que pagar un servicio adicional, empresas con materiales sensibles o que necesiten permisos que tengan algún costo, etcétera.

 

Efectos negativos para México
Derivado de lo anterior, la Asociación Nacional INCOMEX busca difundir también la necesidad de que las empresas instaladas en México concienticen a sus corporativos sobre las consecuencias de la eliminación del TLCAN, más allá de que el comportamiento del tipo de cambio les traiga un beneficio económico.

 

La aplicación del arancel a mercancías exportadas con los beneficios del TLCAN, daría como resultado un encarecimiento en los bienes de consumo en Estados Unidos. Para el lado mexicano, lo negativo vendría con un efecto inflacionario derivado del deslizamiento del tipo de cambio.

 

“La intención es dar las herramientas a las empresas para que puedan influir en su corporativo, y que estos a su vez hagan lo mismo con el Gobierno de Estados Unidos. Fomentar la visión de que terminar con el TLCAN afectaría a ambos países”, comentó Lorena Beltrán, Consejera Nacional de INCOMEX.

Comparte este articulo