Coordinación y capacitación: claves para mejorar la administración del Anexo 24

 

Lorena Beltrán, Consejera Nacional de INCOMEX y asesora en la administración del Sistema de Control de Inventarios o Anexo 24, explica que, para lograr un correcto control de las mercancías importadas temporalmente y comprobar su retorno en tiempo, para las empresas IMMEX es indispensable llevar a la práctica una constante comunicación interdepartamental orientada al departamento de Comercio Exterior. Lo anterior, para que se materialice en aspectos como la actualización de catálogos y bills de materiales.

 

“Un Anexo 24 es sumamente complejo y extenso, tiene infinidad de validaciones e información que se tiene que cruzar entre sí para poder dar un resultado. Pero mucha de esta información se va poblando con los trabajos que se hacen en la operación diaria, con las facturas, en coordinación con sus agencias aduanales para la clasificación, la elaboración de los pedimentos y demás. Y por lo mismo, en muchas ocasiones, el trabajo de cumplimiento aduanero que tienen que hacerse también a través del Anexo 24 se deja de lado, porque se enfocan en la operación diaria y entonces dejan de actualizar sus catálogos, dejan de actualizar bills de materiales. O posiblemente, los están actualizando, sí tienen cargada esta información dentro del sistema, pero no se dan el tiempo, o simplemente no tienen el tiempo para analizarlos y verificar que estén bien”.

 

Mencionó que el tener al día las estructuras de materiales o BOM’s (Bill Of Materials), no es una tarea que corresponda únicamente al departamento de Import-Export de una empresa IMMEX, sino que se trata de una tarea coordinada con otras áreas como ingeniería o planeación.

 

“Sin embargo, una vez que se procesan en Anexo 24, los resultados sí tienen que ser analizados por el departamento de comercio exterior, y en su caso, regresar con el área correspondiente para retroalimentar de necesitarse cambios o detectarse inconsistencias”, dice en entrevista.

 

Lorena Beltrán, comenta que las consecuencias por no llevar una correcta administración del Anexo 24 son diversas y relacionadas tanto con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) como con la Secretaría de Economía.

 

“La sanción principal inicia con una multa de entre 20 y 23 mil pesos, que podría ser una multa que no afecte tanto a la empresa, que no impacta considerablemente por los montos que se mueven en una empresa IMMEX. Pero las consecuencias vienen después. Al momento de una visita domiciliaria (SAT), si la empresa no tiene manera de comprobar el retorno en tiempo de todas las importaciones temporales, vienen multas y recargos que llegan al 130% del valor de las mercancías importadas cuya estancia legal en el país no se pueda demostrar, o bien, el destino final que se le haya dado, de acuerdo a los lineamientos marcados por la Ley Aduanera”.

 

Además de los requisitos que debe tener un Sistema Automatizado de Control de Inventarios de acuerdo al Anexo 24 de las Reglas Generales de Comercio Exterior, Beltrán menciona que es indispensable que éste cuente con las características tecnológicas para facilitar el trabajo del control de mercancías.

 

“Independiente a lo que ya está descrito, se necesita un sistema que tenga validaciones y que le ayude a los usuarios finales a realizar sus tareas de una manera más ágil, evitando o eliminando el margen de error. Y esto es a través de validaciones internas del sistema que cada empresa maneje, como que no me permita importar un mismo componente con diferentes fracciones arancelarias, o un mismo componente con diferentes unidades de medida, porque eso me va a crear un desorden en las unidades de los saldos”.

 

Lo ideal, es que se opte por un sistema que cuente con el mayor número de automatizaciones.

 

“Actualmente es muy común, por ejemplo, la interfaz con los agentes aduanales para enviar archivos de texto o archivos EDI que transmiten la información de manera electrónica. Entonces el documentador en la agencia aduanal ya no tiene que capturar absolutamente nada de la factura. Pero esa es una de tantas interfaces que se pueden hacer. También hay interfaces con los sistemas de producción, que es donde se encuentra justamente la información de bills de materiales, la información de listas de embarque, de importación y exportación. Y hay muchas otras que incluso se pueden personalizar”.

 

Finalmente, recomendó a los usuarios de Comercio Exterior el capacitarse de forma constante, así como a dimensionar la importancia que tienen sus actividades en la operación de su empresa. De esta forma, dijo, generar esa conciencia frente al resto de los colaboradores.

 

Saúl Alejandro Ramírez
Coordinador de Comunicación de INCOMEX

Comparte este articulo