Auditorías electrónicas: Fiscalización permanente

 

Las características de las auditorías electrónicas de Comercio Exterior efectuadas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) vuelven indispensable para el contribuyente el ser más preciso en la implementación y control de sus operaciones, apoyarse con métodos que disminuyan la complejidad de estos y revisar constantemente los medios de notificación de la autoridad, en este caso el buzón tributario.

 

“Las herramientas tecnológicas a través de medios electrónicos le están permitiendo al SAT tener un mejor manejo y captación de información, así como un análisis, y derivado de ese análisis, puede referir que el contribuyente esté o no cumpliendo correctamente con sus obligaciones.

 

Sin duda, la mayor captación de información, y el análisis de la misma, va a facilitar a la autoridad el verificar su correcto cumplimiento. De ello es que resulta particularmente importante que las empresas tengan una consistencia en la información que están aportando al SAT, situación que actualmente ya se hace. Se le transmite al SAT la contabilidad electrónica, la autoridad tiene la información de las operaciones de comercio exterior de la empresa.

 

Asimismo, tiene diversas fuentes adicionales de información que el contribuyente le está aportando, como son los reportes del Anexo 31 en el caso de las empresas IMMEX, declaraciones informativas de operaciones con terceros, declaraciones de operaciones de comercio exterior. De esa manera la autoridad va a ir cerrando la conciliación de esa información y determinando si el contribuyente está cumpliendo de forma correcta con sus obligaciones o no”.

 

De acuerdo a información oficial del SAT, el número de créditos fiscales derivados de auditorías han sido constantes en los últimos años. Cabe mencionar que desde septiembre del año 2016 se incluyen los resultados de auditorías electrónicas.

 

2015 2016 3er. Trimestre 2017
Créditos Montos Créditos Montos Créditos Montos
25 mil 619 22 mil 389 millones de pesos 25 mil 633 19 mil 322 millones de pesos 23 mil 736 11 mil 946 millones de pesos

 

“En el caso de comercio exterior es el volumen de información que se maneja y la declaración de tipos de operaciones involucradas. Por ejemplo, hablando de empresas IMMEX, las que tributan de conformidad con el Artículo 181 de la ley del ISR, que conocemos como “maquiladoras naturales”, tienen la obligación de declarar en sus exportaciones de productos elaborados o transformados, si se trata de productos de este tipo, mediante la declaración de un identificador clave PT. La presencia de este identificador PT en el pedimento, inferiría que la empresa tiene la obligación de declarar el valor agregado de esas mercancías transformadas que está retornando al extranjero. Así pues, la ausencia de estos datos en este tipo de operación, se podría constituir en una sanción por la falta de declaración de información en el pedimento, y con ello lleva una multa.

 

Entonces, dada la naturaleza de la operación y que toda esa información ya la tiene la autoridad en los pedimentos, ir conciliando ese tipo de casos catalógicos en los que la presencia de un dato implica estar respaldado por otro, podría ser algunos de los factores que podría estar revisando el SAT de manera automatizada sin mayor problema, y con ello determinar omisiones al contribuyente”.

 

Por tanto, el que uno pueda “pelear” declaraciones que uno mismo está haciendo va a ser cada vez más difícil para el contribuyente, o visto del otro lado, va a ser un mejor esfuerzo el de la autoridad en su actividad de fiscalización”.

 

El Código Fiscal de la Federación, en su artículo 42, establece que la autoridad fiscal puede realizar la revisión de información del contribuyente, de responsables solidarios y de terceros, a fin de determinar la comisión de delitos u omisiones fiscales.

 

El artículo 53-B, refiere que la autoridad dará a conocer mediante buzón tributario los hechos reclamados junto a un oficio de preliquidación de crédito fiscal. Sin embargo, el contribuyente cuenta con un plazo de 15 días para manifestar lo que a su derecho convenga, para desvirtuar lo manifestado por la autoridad o acreditar el pago de contribuciones.

 

Una vez recibidas las pruebas aportadas, dentro de los diez días siguientes el SAT podrá identificar elementos adicionales para ser verificados, pudiendo proceder de acuerdo a lo mencionado en la fracción III del Artículo 53-B.

 

Luego, la autoridad contará con un plazo máximo de 40 días para la emisión y notificación de la resolución con base en la información y documentación con la que cuente. Iniciando el cómputo del plazo de acuerdo a los incisos a), b) y c), de la fracción IV del artículo 53-B del Código Fiscal de la Federación.

 

En caso de las auditorías en materia de comercio exterior, el plazo de la revisión electrónica no podrá ser mayor a dos años.

 

“Es muy importante que las empresas estén conscientes de que la información que está generando actualmente, son los elementos que la autoridad va a estar fiscalizando en el futuro. La autoridad ya aprendió a analizar esa información y de ello es que el contribuyente de la empresa debe de contar con los elementos, con las herramientas necesarias para asegurarse que la información es correcta. También que su personal esté capacitado y consciente de la importancia de la información que le están generando y transmitiendo a la autoridad”.

 

Saúl Alejandro Ramírez
Coordinador de Comunicación de INCOMEX

Comparte este articulo